En el artículo de hoy vamos a hablar de una forma de transporte olvidada, el transporte de mercancías. Y es que el mundo de la logística es muy amplio y se divide en varias clases de logística las cuales a su vez usan diferentes medios de transporte como por ejemplo el transporte marítimo, el aéreo o el internacional. Todos ellos tienen una cosa en común, están unidos entre sí por el transporte de mercancías.

Las empresas necesitan estar conectadas entre sí, pero también requieren de una unión con clientes y proveedores. Y esto lo consiguen a través del transporte de mercancías. Más todavía si hablamos de que vivimos en una sociedad globalizada e interconectada entre sí.

De hecho, el transporte es un servicio imprescindible que permite a las organizaciones realizar sus operaciones diarias al unir a proveedores, clientes y empresas.

¿Qué es el transporte de mercancías y por qué es tan importante?

La logística se define de la siguiente forma:

Conjunto de los medios necesarios para llevar a cabo un fin determinado de un proceso complicado.

Es decir, la logística es la combinación de unir los procesos de movimiento de recursos, gente, productos, materiales, equipos, transporte y coordinarlos de forma que los productos lleguen a tiempo al lugar así como en unas condiciones correctas.

Para que todo esto suceda es conveniente trasladarlas y aquí es donde entra en juego el transporte de mercancías. Pero, ¿qué es esta forma de transporte? Al igual que la logística el transporte también es una serie de procesos que tienen como objetivo cumplir las necesidades de comunicación y traslado de cosas (mercancías) y personas.

Para ello se puede hacer mediante varias formas, en coche, en camión, avión, tren o mar. Estas clases de transporte usan a su vez los distintos canales que existen para circular y desplazarse entre ellos. Las carreteras como autovías y autopistas para el tráfico ligero y terrestre mientras que las autopistas aéreas y marítimas para aviones y barcos.

¿Cuántas clases de transporte de mercancías existen?

En este blog de logística no vamos a hablar del traslado de personas y nos centraremos sólo en el tráfico de mercancías. Teniendo en cuenta este dato y una vez sabemos qué es la logística es hora de hablar de la tipología de transporte de mercancías.

Lo normal es que la mayoría de productos que recibimos a diario son cosas que se trasladan por tierra bien sea por tren o por camión. Esto es aplicable también para las mercancías provenientes del transporte marítimo o aéreo. Todo el material que llega a un puerto o aeropuerto debe trasladarse a su destino final. Aquí es donde entra en juego el transporte terrestre de mercancías.

El transporte por tierra puede hacerse por carretera con camiones o furgonetas o bien por tren.

A modo resumen se puede decir que hay dos clases de transporte de mercancías:

  • Transporte de mercancías en camión.
  • Transporte de mercancías por vía ferroviaria.

Las diferencias entre ambas son claras, mientras que en camión es más flexible y rápido, el transporte en tren es más lento y disperso por no haber tantas opciones horarias. El tren no asegura llegar a todos los centros logísticos, a diferencia del camión que puede conectar casi cualquier lugar y mercancía.

No todos los puertos tienen tren y existen muchas empresas y polígonos industriales alejados de conexión ferroviaria lo que hace necesario el uso del camión. El precio también es diferente en cada caso, sin embargo, es relativo ya que el precio del transporte depende de varios factores (tiempo, entrega, peso, etcétera).

Ventajas del transporte de mercancías terrestre por camión

El sector del transporte de mercancías por carretera es muy competitivo y en la actualidad existen muchas empresas que realizan esta clase de servicios. En Europa por ejemplo permiten la unión de todos los países miembros de la Euro Zona.

Además, lo bueno del transporte de carretera es que los camiones son un medio muy flexible que cuentan con un convenio colectivo transporte de mercancías por carretera que comparte muchos puntos en común en los distintos países miembros.

Este convenio regula, entre otros aspectos, la libre circulación entre países y las normas, reglamentos y medidas que las empresas del sector deben cumplir.

Por ejemplo, no es lo mismo trasladar y mover productos electrónicos que alimentos perecederos. En el primer caso es necesario cumplir una serie de normas para asegurar la integridad del producto, pero en el segundo además es imprescindible usar unos medios de transporte como los semiremolques refrigerados.

E incluso dentro de los refrigerados hay un mundo, están los semirremolques frigo lona también conocidos como tri-temperatura, los híbridos, los floreros, en seco y tauriles, entre otros.

Todo depende del tipo de producto que queremos mover. Y es que en el caso del transporte terrestre de productos perecederos existen varias formas de traslado, pero debe asegurarse que el producto, en este caso, los alimentos, frutas o verduras deben llegar en buen estado.

Por ello, es necesario que estos camiones y su personal respeten la cadena de frío y manipulen de forma correcta los alimentos tanto en la carga como en la descarga.

La gestión y el almacenaje también son importantes ya que para acumular la mercancía hay que respetar unas condiciones, normas de anclaje, espacio y separación. Todas estas leyes y condiciones suelen estar establecidas en el convenio colectivo transporte de mercancias por carretera.

Además, las empresas dedicadas al sector deben cumplir con el requisito legal de tener la tarjeta de transporte de mercancías.

Si te ha gustado esta noticia esperamos que la compartas en tus redes sociales o nos dejes un comentario para que sepamos que te ha gustado. Y recuerda, si quieres estar al día de las noticias del sector de la logística no dejes de visitar nuestro blog de logística y transporte.