Hace poco menos de una semana saltaba la noticia de que la Dirección General de Tráfico o DGT daba a conocer la localización de los primeros drones que ya están multando a todos los conductores que se salten las normas de circulación. Esto no sólo afecta a conductores particulares también a profesionales del sector del motor, de la logística y el transporte. Y es que la relación drones y logística es un hecho y cada vez será mayor.

Drones y logística: ¿cuál es el futuro de estos aparatos en el transporte?

Aunque estos robots llevan con nosotros poco tiempo, el consumo y uso de estos aparatos que se controlan a distancia y viajan por el cielo aumenta cada día. Amazon lleva experimentando desde hace unos años para hacer envíos a distancia con drones, de hecho, los pronósticos y tendencias logísticas para el 2019 es que este año comience la distribución en algunos países como Reino Unido.

Y es que las utilidades de los drones para los envíos y la paquetería son muy útiles. Facilitan la llegada y evitan el tráfico en zonas de alto flujo de vehículos como son el centro de las ciudades. Eso no quita que el transporte de mercancías por carretera bien sea en furgoneta o camión siga siendo del todo necesario.

La mayoría de profesionales del sector afirman que la relación de drones y logística está en un periodo de crecimiento y que tiene mucho potencial y bastantes puntos positivos que vamos a citar a continuación, sin embargo, su uso y extensión tiene que superar ciertas barreras como son las limitaciones legales, la capacidad de carga y el uso de herramientas de tráfico aéreo para evitar accidentes y saturación de los cielos.

Ventajas del uso de los drones

Estos aparatos ofrecen los siguientes beneficios:

  • Reducción de costes de tiempo y dinero. Esto se debe a que los drones pueden hacer entregas más eficaces y puntuales en zonas de alto tránsito y donde no existe la facilidad para aparcar y circular vehículos. Esto es ideal para centros históricos, grandes capitales donde esté prohibido el uso de coches en determinadas calles, etcétera. El uso de estos aparatos reduce considerablemente el tiempo de entrega por varias razones, primero permiten automatizar la presencia del cliente al usar sistemas de geolocalización lo que hace que no pierda tiempo buscando la dirección. Además, al combinar el GPS con bases de datos de pedidos, es fácil que repita la ruta otros días y trace aquellos clientes que consumen productos varias veces.
  • Además de la posibilidad de entregar más rápido, la eficacia y el coste es menor para la empresa de mensajería. Un robot tiene menos fallos, menos averías y se queja menos que un humano por lo que es capaz de ofrecer servicio un mayor número de horas.
  • Reducen la contaminación y previenen la lucha contra el cambio climático al minimizar los efectos de los gases invernadero.
  • Posibilita llegar a zonas de difícil acceso tanto en el rural como en la ciudad. Gracias a los drones se pueden hacer envíos y entregas a edificios en obras, almacenes y lugares situados en altura donde cuesta llegar.
  • Mejora la trazabilidad de los productos al tener incorporado un control de entrega una vez ha efectuado el envío. Esto hace que el inventario siempre esté actualizado.
  • Ahorran el coste de distribución final al hacer más entregas en menor tiempo.

Eso sí, a pesar de estas ventajas los drones están limitados por el peso de los envíos y la batería que afecta al alcance.

De momento, en las grandes urbes se están probando drones pequeños que tienen una capacidad de carga menor a los 10 kilógramos y que es apta para productos pequeños como electrodomésticos, comida y productos de uso diario, etcétera.

Sin embargo, la tecnología y la evolución de estos aparatos indica que se podrán hacer cargas y envíos de hasta 25 kilógramos dentro de poco tiempo. De esta forma, se podrá mejorar el seguimiento y control de estos aparatos para envíos medios ya que 25 kilógramos es una cantidad con la que el sector logístico puede aprovechar su potencial.

La legislación y los drones

Otro reto al que se enfrenta el sector es el tema de la legislación sobre el control del espacio aéreo. Y es que el uso de estos aparatos por el cielo puede poner en riesgo la salud de la gente en caso de caída o avería, por eso las autoridades han establecido unas leyes para regular las superficies donde pueden actuar los drones.

Es posible que envíos de tipo médico o sanitario no tengan mayores problemas y se permita y generalice en el futuro, de hecho, ya se está probando esta opción para el envío en zonas rurales alejadas en África.

En países industrializados, el problema del tráfico aéreo se debe regular con normativas y un aumento de la seguridad en la tecnología a la hora de ofrecer estos servicios.

Eso sí, el uso de los drones complementará otros tipos de transporte y aunque ahora tengan un uso puntual, seguro que en el futuro su uso se extenderá, pero sin quitarle relevancia a otras formas de traslado como es el transporte de mercancías y el uso de camiones.

De hecho, los camiones han evolucionado de tal forma que ahora circulan en tren y en convoyes llamados platooning. Estos conjuntos de vehículos terrestres o marítimos controlados han cambiado la forma de operar la logística y tiene pinta de ser el futuro, al igual que los drones.

Y es que la tecnología en la logística avanza rápidamente y esto redunda en mejores resultados y ventas para las empresas. Sólo tienen que saber aprovechar la oportunidad que ofrecen estas tendencias.

Y eso es todo con respecto al artículo de los drones y la logística. Esperamos que os haya gustado este tema y lo compartáis en redes sociales. En todo caso os invitamos a que sigáis leyendo nuestro blog logístico para que estéis enterados de todo lo que pasa en el sector del transporte.