¿Te has preguntado alguna vez el significado de JIT o Just-In-Time aplicado al sector logístico y cómo esta técnica puede ayudarte a ahorrar tiempo y dinero en tus operaciones de transporte? Si quieres ampliar la información del JIT en logística que es un término de origen japonés y que se aplica al mundo del transporte sigue leyendo.>A continuación, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre este enfoque y cómo aprovechar al máximo sus beneficios para optimizar tu cadena de suministro.

Indice de Contenidos

JIT en logística: ¿Qué significa?

En el complejo mundo de la logística, uno de los términos que a menudo escuchamos es JIT o Just-In-Time. Este concepto, aunque originado en Japón en los años 70 por Toyota, ha trascendido fronteras y se ha convertido en una piedra angular de las estrategias de gestión de la cadena de suministro en numerosas industrias a nivel global.

Desde el sector automovilístico, hasta el industrial, pasando por el farmacéutico y otras industrias se trata de un enfoque de optimización. Pero, ¿qué cuál es el objetivo principal del JIT y cómo puede transformar la logística de tu empresa?

Just-In-Time se traduce como «Justo a Tiempo» y es un principio de gestión de la cadena de suministro que busca coordinar la producción y la entrega de materiales de manera que lleguen justo cuando sean necesarios en el proceso de producción, ni antes ni después. Es decir, a tiempo, de ahí su nombre.

Se trata de que un enfoque que busca minimizar el inventario y los costos asociados al almacenamiento, al tiempo que garantiza la entrega de productos o materiales justo a tiempo para su uso o venta

El objetivo principal de esta metodología es reducir al mínimo el inventario en fábrica, disminuir los desperdicios y optimizar los procesos productivos.

Por ejemplo, en la cadena de suministro o el transporte en general, el JIT se aplica coordinando la producción y distribución de manera eficiente, reduciendo el desperdicio y optimizando los procesos para satisfacer la demanda de manera precisa y oportuna.

¿Cómo se aplica JIT en la cadena de suministro?

JIT es una estrategia logística que busca alinear la producción y distribución con la demanda real, eliminando desperdicios y mejorando la eficiencia de toda la cadena de suministro.

Para conseguir todo lo anterior, que no es algo sencillo, se requiere que la implementación del sistema JIT realice cambios significativos en la cultura organizacional y en los procesos operativos.

A continuación, os detallamos algunos pasos fundamentales para conseguir su total implementación en los procesos logísticos de una empresa:

  1. Reducción de desperdicios: Al producir y entregar solo lo necesario, se eliminan los desperdicios de espacio, tiempo y recursos asociados al almacenamiento excesivo.
  2. Producción y entrega sincronizadas: La idea clave de JIT es producir y entregar los bienes exactamente cuando se requieren, evitando acumulación de inventario. Por este motivo, requiere una colaboración estrecha y confiable con los proveedores u operadores logísticos para sincronizar la producción y entrega de manera precisa y oportuna. Así, nos aseguramos que los materiales necesarios llegan a tiempo, lo cual puede implicar compartir información y ajustar protocolos.
  3. Mejora de la eficiencia: este enfoque permite optimizar los procesos, reducir tiempos de espera y mejorar la rotación de inventario, aumentando la eficiencia general de la cadena de suministro. Se requiere una filosofía de mejora continua, o Kaizen, un concepto nipón similar al Just in Time que es esencial para ajustar y optimizar los procesos y responder adecuadamente a cualquier problema que pueda surgir.
  4. Flexibilidad y respuesta rápida: Al minimizar el inventario y el packaging, las empresas pueden responder más rápidamente a los cambios en la demanda
  5. Compromiso de la dirección: El éxito de esta metodología depende en gran medida del apoyo y el compromiso de todos los niveles de la organización, comenzando por los ejecutivos y acabando en los trabajadores y operarios como conductores o estibadores.
  6. Inversión en tecnología: La tecnología juega un papel crucial en la implementación de este enfoque, en especial, en todo lo que respecta a la planificación y la coordinación de la cadena de suministro. Sistemas como ERP (Planificación de Recursos Empresariales) y SCM (Gestión de la Cadena de Suministro) pueden ser herramientas valiosas.

Los beneficios de aplicar el JIT en logística

Implementar el sistema, justo a tiempo, puede traer numerosas ventajas a cualquier empresa que busque mejorar su eficiencia y reducir costos.

Entre los puntos positivos tenemos los siguientes:

  1. Reducción de inventario: Mantener un inventario mínimo reduce significativamente los costos de almacenamiento y minimiza el riesgo de obsolescencia de los productos.
  2. Mejora en la calidad del producto: Al gestionar mejor los tiempos de producción, las empresas pueden concentrarse más en la calidad del producto, reduciendo errores y defectos.
  3. Mayor eficiencia: El JIT impulsa a las empresas a analizar y mejorar continuamente sus procesos de producción para eliminar ineficiencias y desperdicios.
  4. Flexibilidad: La capacidad de adaptarse rápidamente a los cambios en la demanda del cliente es una ventaja competitiva clave en mercados volátiles.

Desafíos del JIT

A pesar de sus cosas buenas el enfoque JIT no está exento de desafíos, especialmente en un entorno globalizado que aumenta los retos y desafíos.

La dependencia de los proveedores es crucial en la cadena de suministro, ya que un retraso en la entrega de un solo proveedor puede paralizar toda la producción. Por lo tanto, es fundamental seleccionar y gestionar estratégicamente a los proveedores.

En sectores con demanda fluctuante como es el transporte o la cadena de suministro mantener un equilibrio del enfoque del Justo a Tiempo, puede resultar especialmente desafiante.

Además, los costos iniciales de implementación de JIT suelen ser altos, sobre todo en lo que concierne a la reconfiguración de procesos y la formación del personal.

Eso sí, una vez se implementa tiene una serie de beneficios y ventajas que conviene aprovechar, aunque depende de la empresa donde se quiera implementar, su tamaño, los recursos y otras cuestiones que delimitan su utilidad.

El uso del justo a tiempo en otros sectores

Si bien JIT se originó en la industria automotriz, su aplicación se ha extendido a muchos otros sectores, como la electrónica, la moda y hasta la alimentación, por poner algunos ejemplos.

En cada uno de estos sectores o industrias, el JIT ha demostrado ser una herramienta eficaz para gestionar la producción y la logística de manera más eficiente, adaptándose a las necesidades específicas de cada industria.

Con estos ejemplos esperamos haberos aclarado el funcionamiento de este enfoque así como de las ventajas y usos que supone su implementación en la cadena de suministro.

Y con esto acabamos este artículo que esperamos que os haya gustado y aclarado todo acerca del JIT en logística. Finalmente, os invitamos a echar un vistazo a nuestro blog logístico donde cada semana publicamos las noticias más relevantes del sector del transporte.