El futuro del transporte pasa por la logística sostenible. El sector del transporte y la logística acaparan hasta el 25 % de las emisiones de CO2 de España según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente o AEMA, cuya función es proporcionar información sólida, veraz, contrastada e independiente sobre el medio ambiente.

Las cifras de contaminación provenientes del tráfico industrial y logístico derivado de las operaciones del sector confirman que no podemos seguir por este camino si queremos dejar un planeta limpio y habitable para nuestros nietos.

La sostenibilidad de las empresas del sector logístico pasa por conseguir una reducción efectiva de las emisiones de los vehículos (camiones, furgonetas de reparto, etc…) y las operaciones derivadas de los mismos. Otras acciones positivas son el uso de fuentes de combustible alternativas y poco contaminantes, el etiquetado de los vehículos y la implantación de normas como el Euro 6.

Empresas sostenibles, el futuro es de ellas

La sociedad demanda una nueva forma de hacer las cosas (productos responsables, ecológicos y respetuosos, que las cosas se fabriquen en lugares donde no trabajen niños, precio justo por la producción, etcétera).

Las nuevas demandas ya están calando entre las empresas y el mercado. De hecho, muchos usuarios ya no buscan productos que sólo satisfagan sus necesidades, además les piden a las organizaciones que respeten el medio ambiente y que practiquen la economía circular, que sean sostenibles, entre otras acciones.

Pero la sostenibilidad no es una actitud, es una forma de ser, ya que está basada en el compromiso de mejoría constante. Por ello, todas las empresas extranjeras como españolas que están comprometidas con el medioambiente cuentan con el respaldo de las organizaciones, por ejemplo, en forma de sello y garantía como el ISSOP otorgado por la Fundación Energía e Innovación Sostenible sin Obsolescencia Programada (FENISS).

El futuro pasa por aprovechar la oportunidad que se presenta, en el caso de las empresas logísticas aprovechar la sostenibilidad para crear nuevas formas de negocio, pero también para crear alianzas con otras empresas del sector. Por ejemplo, si sólo trabajamos con proveedores que no contaminen, si exigimos a producción y otras empresas el cumplimiento de las mismas normas que nosotros aplicamos conseguiremos un efecto llamada en el resto de organizaciones.

¿En qué consiste la logística sostenible?

La sostenibilidad se define como algo que se puede sostener y mantener.

En referencia a sectores como la ecología o la economía, la sostenibilidad significa que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o sin causar un grave perjuicio al medio ambiente.

Si aplicamos el término sostenible a la logística o logística sostenible, nos estamos refiriendo a conseguir un equilibrio entre el crecimiento económico, pero sin que éste impacte el medio ambiente y además, mejoramos la salud social.

La logística sostenible se aplica a todas aquellas empresas del sector que buscan reducir el impacto ecológico derivado de sus operaciones. Por ello, estas organizaciones están comprometidas en ofrecer soluciones verdes y sostenibles en capa parte del negocio.

Por ejemplo, la innovación y el seguimiento de los paquetes ayuda a mejorar la eficiencia y ahorrar un consumo extra de combustible. Pero existen otras soluciones (alianzas, apostar por las energías renovables, incentivos y ayudas estatales) para mejorar la eficiencia y sostenibilidad.

Asumir el cumplimiento de todos los certificados de contaminación es otra forma de asegurar el futuro y reducir emisiones.

Sin embargo, la clave es concienciar a las empresas y crear una cultura de empresa mediante acciones como la responsabilidad social. Además, los clientes, como parte de la sociedad, tenemos el deber y el derecho de responsabilidad y exigir a las empresas de logística que se adapten a las nuevas reglas de juego.

¿Por qué es tan importante la sostenibilidad?

La sostenibilidad no es una actitudad, sino una obligación. Más allá de los acuerdos firmados, el Acuerdo de París es sólo un ejemplo, la mayoría de los países están siguiendo los objetivos marcados de eliminar el transporte de vehículos pesados en los grandes núcleos urbanos e incentivar el uso de vehículos eléctricos.

A ello se han unido marcas como Volkswagen, PSA, Toyota, Honda, Ford y el resto de fabricantes. Aunque al gran público le suena Tesla como ejemplo de empresa de vehículos eléctricos, el resto de compañías automovilísticas siguen en la misma dirección que Tesla, intentar fabricar y diseñar el mayor número de coches eléctricos para tener acceso a una cuota del mercado en el futuro cercano, es decir, en menos de 10 años.

Pero la sostenibilidad, no se trata sólo de fomentar el uso del coche eléctrico, es una forma de ser y un compromiso.

Grandes gigantes tecnológicos lo han entendido y demostrado mediante acciones responsables y sostenibles como adoptar acuerdos, contratar personal capacitado, hacer mejoras económicas, tener una responsabilidad medioambiental y conectar con comunidades y minorías invirtiendo tiempo y dinero.

Los beneficios de aplicar la sostenibilidad son los siguientes:

  • La sostenibilidad está íntimamente ligada a la innovación, con las ventajas que tiene el I+D+i.
  • Generan un cambio de hacer las cosas y crean cultura de empresa.
  • La economía es más eficiente y se aprovechan mejor los recursos.
  • La lucha contra el cambio climático aumenta y se reducen los impactos derivados del mismo.
  • La sostenibilidad ayuda a identificar y crear nuevas oportunidades de negocio y crecimiento al impulsar la innovación y la competitividad.
  • Reducir los residuos y las emisiones no significa limitar sus conexiones o arriesgar el servicio, todo lo contrario. Hay opciones sostenibles a la hora de hacer los embalajes, solicitar envíos y atenuar el impacto de la huella dióxido de carbono.

Ejemplos de empresas de logística sostenibles

Antes nombramos una serie de empresas nacionales e internacionales de las más sostenibles del mundo. Sin embargo, en el sector logístico existen empresas como Scania y Aupatrans que son ejemplos  de logística sostenibles. Scania y Aupatrans colaboran buscando nuevas formas de reducir el impacto medioambiental derivado de la actividad del transporte.

Para ello, han creado campañas para concienciar a sus clientes así como verificar sus instalaciones y camiones mediante la incorporación y cumplimiento de todos los certificados de contaminación para reducir las emisiones.

Además, ambas empresas han creado un espacio verde mediante la creación de un bosque donde se planta un árbol por cada camión que tiene Aupatrans.

¡La responsabilidad social y la sostenibilidad no se demuestran, se implementan!