¿Sabes qué es Hinterland y a qué se refiere este término en el ámbito logístico? Hoy nos vamos a centrar en la importancia de esta palabra alemana en el apartado de la cadena de suministro y transportes.

¿Qué es Hinterland en logística?

Hinterland es un término germano que significa «la tierra que hay detrás» de una ciudad o un puerto. En 1888 se traduce y usa por primera vez en inglés por el geógrafo George Chisholm en su libro, Handbook of Commercial Geography.

Anteriormente, Hinterland se asociaba con la zona de un puerto donde se almacenan y envían materiales para la exportación e importación. Más tarde, esta palabra amplió su significado y comenzó a usarse para denominar a cualquier zona bajo la influencia de un determinado asentamiento humano.

Otra definición similar realizada en 1998 por van Klink y van den Berg denomina a esta área como la región interior a la que sirve el puerto.

Si nos referimos exclusivamente al sector logístico este término germano se refiere a la región interior situada detrás de un puerto, reclamada por el Estado propietario de la costa.

En otras palabras, se trata del área de influencia desde la que se entregan los productos a un puerto para su envío a otro lugar. En realidad es como una especie de hub o nodo ya que también se utiliza para referirse a la zona que rodea a una ciudad o pueblo.

¿Por qué son tan importantes estas zonas de carga?

La logística relacionada con el hinterland implica a muchos actores y actividades, y requiere una intensa colaboración y coordinación para trabajar con eficacia y eficiencia.

Por ello, la logística y el transporte terrestre se han convertido en una parte crucial para garantizar una cadena de suministro eficiente.

Hay que tener en cuenta que la naturaleza y el número de servicios disponibles en el interior del país dependen en gran medida del puerto marítimo, de su ubicación y de la infraestructura general de las conexiones por mar.

Un ejemplo claro lo tenemos con el incidente del canal de Suez hace unos meses.

El bloqueo del Evergreen lastró el comercio internacional durante semanas y tuvo un impacto económico muy importante en muchos países al no poder cumplir los plazos de entrega de todo tipo de servicios.

Algunas de las unidades de carga que llegan a los puertos marítimos son transbordos para otros puertos marítimos, mientras que otras tienen destinos terrestres.

En cambio, otros puertos marítimos cuentan con posibilidades de navegación interior, mientras que otros se limitan a modos de transporte terrestre.

Y es que el sistema de transporte terrestre permite el transbordo de las unidades de carga entre los puertos marítimos y los destinos interiores. La contenedorización, junto con las posibilidades de transporte intermodal, ha permitido ampliar el hinterland de los puertos.

Esto se debe a que el área de influencia del puerto no sólo llega a la zona de desembarque. De ahí que, Hinterland, también se conozca como el mercado efectivo o espacio geoeconómico en el que el puerto marítimo vende sus servicios.

Zonas de valor de los puertos

El aumento de la hinterland por parte de muchos puertos significa una intensificación de la competencia entre puertos de un mismo país o Comunidad Autónoma. Esta competencia motiva que los puertos sean más eficientes y proactivos en sus estrategias hacia el interior.

De hecho, las conexiones con el interior del país se han convertido en parte de las propuestas de valor distintivas de los puertos y de muchas Zonas Francas.

La expansión de las zonas interiores de los puertos y las posibilidades de crear sistemas de interior más eficaces y eficientes confieren a la logística terrestre un papel evidente en el diseño y la gestión de las cadenas de suministro globales.

Un ejemplo claro es la creación de las autopistas ferroviario-marítimas que unen por mar y por tren diferentes ciudades en Europa.

Otro aspecto importante es una mejor colaboración y coordinación entre los agentes de la cadena de suministro.

La importancia de la situación geográfica

La situación, o ubicación es un componente importante de la logística. A mayor distancia, más tiempo de recorrido, más gasto y pasos son necesarios para mover las mercancías de un lugar a otro.

No obstante, la accesibilidad es relativa, porque la situación de los lugares cambia con el tiempo, concretamente si hay fluctuaciones en el comercio y en las oportunidades de crecimiento.

Por ejemplo, los puertos del mar Mediterráneo solían estar en el centro del mundo occidental durante las épocas griega y romana. Imperios como el romano, el griego, el otomano prosperaron en estas épocas.

Lo mismo sucedió con ciudades como Génova o Venecia que en Edad Media se convirtieron en zonas de gran importancia geográfica.

Lo normal es que con cada cambio comercial sucedan nuevas oportunidades en torno a las redes de transporte, conectividad e inversiones en terminales asociadas.

Los beneficios de las hinterland para una ciudad y su entorno

La naturaleza principal de una zona hinterland es meramente comercial. De ahí que su importancia está relacionada con el nivel de actividad económica, y aquí se incluye el sector logístico y de transporte.

Las consideraciones geopolíticas o sociales pueden ampliar o restringir el hinterland de una terminal de transporte.

Por ejemplo, la creación en 1993 de la zona del Mercado Común Europeo permitió a puertos como el de Amberes ampliar considerablemente sus zonas de influencia en áreas que antes eran menos accesibles debido a los cruces fronterizos.

Y es que el interior es tan necesario para la ciudad que rodea el puerto porque tiene la capacidad de atraer nuevos compradores y ciudadanos a la ciudad.

El gran interés que despiertan los productos de dicha zona genera un gran beneficio y beneficia toda la zona en su conjunto. Además, el interior de una ciudad puede atraer a muchos turistas de las ciudades cercanas.

Un ejemplo es Oporto con sus hermosas bodegas situadas a la orilla del río Duero. El vino de estas bodegas atrae a personas de todas partes para pasar sus vacaciones en la ciudad y probar el vino.

Esto tiene un retorno económico importante para la ciudad gracias al gasto de los turistas. Al mismo tiempo, los locales de la urbe reciben el apoyo de esas mismas bodegas para abastecer sus tiendas.

Y es que el poder de atracción de las ciudades circundantes a un puerto, mucho más pequeñas, pueden beneficiar al conjunto o área cercana.

En definitiva, un hinterland situado en una ciudad crea una relación de dependencia beneficiosa entre ambas partes. Por un lado, la urbe tiene acceso fácil a comprar importaciones y vender exportaciones.

Por otro lado, el puerto crece en volumen de negocios. La ciudad más habitada e importante de Galicia, Vigo, es un claro ejemplo.

Su puerto es Zona Franca y abarca actividades tan importantes como el granito, la pesca, los coches de la empresa Stellantis, antiguamente, PSA-Peugeot Citroën.

Actividades como el pescado fresco han hecho de la lonja de Vigo el puerto más importante de pescado Europa.

Con este ejemplo de la ciudad olívica acabamos este artículo de qué es un hinterland y cuál es su relación e importancia en el sector logístico. Esperamos que os haya gustado y lo compartáis en redes sociales.

Cualquier duda o consulta no dudéis en poneros en contacto con nosotros. También podéis consultar las noticias y artículos de logística en nuestro blog.