Posiblemente hayas escuchado el concepto Industria 4.0 que se aplica a diferentes sectores como la construcción, la informática o la logística. Pero, ¿en qué consiste este término? ¿Sabemos qué es la logística 4.0 y porqué se asocia las nuevas tecnologías?

¿ Qué es la logística 4.0 ?

La definición de tecnología o industria 4.0 viene de la denominada cuarta revolución industrial ya que consiste en la digitalización de todos los sectores industriales. Esta llegada de lo digital afecta no solo a nuevas formas de comunicarse con la gente mediante las redes sociales, sino también un cambio de lo físico.

Por ejemplo, las empresas, las oficinas y lugares de trabajo han cambiado con la llegada de ordenadores y nuevas tecnologías. Lo mismo sucede en entornos industriales ya que robots y toda clase de maquinaria comienza a sustituir a trabajadores y seres humanos.

Pero además, la concepción de lo digital también ha cambiado los procesos, la forma de comunicación y los negocios. Un ejemplo del potencial que ofrece la logística 4.0 es la apertura de nuevos modelos de negocio y mercados (países BRIC, China, Taiwán, Japón) al poder operar con ellos cuando hace unos años eran casi impensable.

¿Qué significa para las empresas del transporte la digitalización?

Los cambios de la digitalización han afectado por completo a la forma de hacer las cosas ya que ha cambiado los sistemas clásicos no solo de producción, sino de información, los procesos y todo lo referente a la gestión de las operaciones. Lo digital ha afectado todo, desde las máquinas, hasta como están conectadas, los almacenes, los coches, los vehículos, la paquetería, todo.

Ahora todas las cosas se caracterizan por la conectividad y la posibilidad de controlarlas a distancia para que trabajen de forma conjunta o si lo queremos por separado. Pero aunque las máquinas trabajen por su lado podemos controlarlas desde un punto central de información.

Lo bueno de todo esto es el control absoluto de los tiempos. Ya no hay división de lo físico y lo digital, la logística 4.0 implica una optimización y mejora en todos los aspectos de la cadena de suministro. El objetivo es interconectar todo para incrementar la producción y mejorar los procesos.

De esta forma, podemos conseguir reducir tiempos, dinero y esfuerzo con acciones tan simples como ponerle un GPS a los envíos, así reducimos el tiempo de las rutas, geolocalizamos a los clientes y podemos automatizar los envíos, los pagos y ahorrar dinero con la trazabilidad de los paquetes.

Pero estas pequeñas acciones no son las únicas ya que existen tecnologías modernas como el empleo de sistemas RFID o identificación por radiofrecuencia (del acrónimo, Radio Frequency Identification), módems GPRS y 3G, etiquetados inteligentes, uso de redes low power que posibilitan sensorizar los palés de madera o el uso de aplicaciones de seguimiento para los usuarios.

¿Entonces, qué es la logística 4.0? Estas tecnologías son solo algunas de las que se están usando en el mundo de la logística 4.0. Otro aspecto clave en el sector logístico 4.0 es el comercio electrónico a través de los dispositivos digitales.

Y es que el eCommerce está avanzando de forma imparable e instalándose como una alternativa obligatoria para todos los negocios que quieran vender productos físicos más allá de su zona de influencia. Prueba de ello, es el aumento de pequeños negocios, del C2B (del consumidor a negocios) e incluso del B2B.

¿Cuál es el futuro de la logística?

La relación entre la logística dependerá en gran medida de las aplicaciones y tecnologías que se descubran en el futuro. Pero como siempre todo dependerá de su uso. De poco vale realizar interesantes descubrimientos si después no se aprovechan bien o no se saben aplicar.

La transformación digital y el futuro de la logística 4.0 se adaptará por completo a las necesidades del cliente y posiblemente se caracterizará por la eficiencia y la mejora en la distribución, así como la reducción de los tiempos de entrega.

Las futuras innovaciones que aparezcan darán lugar oportunidades y un aumento de datos que se combinará con tecnologías emergentes como el Big Data, la Inteligencia Artificial, el Internet de las Cosas y el cloud computing, entre otros.

La combinación y aplicación 100 % de todas estas tecnologías no está tan lejano y generará un control y nuevas plataformas o interfaces que agilizarán los procesos mediante la conectividad.

Añadir que hay un concepto que está surgiendo con fuerza, se trata de la sincromodalidad que permite conocer en tiempo real todas las incidencias y eventos en toda la cadena de suministro. Por si fuera poco, esta opción nos permite escoger la mejor forma de transporte óptimo para cada fase del transporte y en cualquier momento.

Así, si estamos haciendo un envío o transporte de productos frescos y se estropea el camión o el aparato que genera el frío es posible enviar un vehículo de repuesto para garantizar que las hortalizas y frutas lleguen en perfectas condiciones al destino.

Conseguir la confianza del cliente

Y es que hay determinados productos que necesitan de unas condiciones especiales de transporte, seguridad y embalaje para llegar bien a su destino. Como bien indica la definición de logística es asegurarnos de que se cubra el flujo desde el origen hasta la entrega al usuario final.

Sin embargo, las entregas deben hacerse desde un punto de vista económico que garantice la entrega a tiempo de cualquier producto. Lo bueno de la tecnología es que nos permite afianzar esta entrega e incluso mejorarla, basta con pensar en los avances de la logística y como se llevará a cabo con inventos como los drones.

El flujo logístico mejorará sin duda con la aplicación de nuevos sistemas y tecnologías, y lo bueno es que se puede hacer en cualquier punto de la cadena de suministro, desde producción, almacenaje, hasta el empaquetado y envío. La mejora de cualquier proceso provocará un aumento de confianza en el cliente ya que recibe el producto según sean sus necesidades.

Empleo y nuevas oportunidades laborales

Por otro lado, el avance y el futuro de la logística 4.0 ofrecerán nuevas oportunidades de empleo y la necesidad de contar con personal específicamente preparado para las necesidades del mercado. Las opciones son varias, la flexibilidad de las empresas, contratar a personal experto o formar al propio.

En resumen, la digitalización ha llegado y no espera por nadie, y si no que se lo pregunten a la logística 4.0. ¿Quieres seguir informado del mundo del transporte y la logística? Entonces, no lo dudes y sigue leyendo nuestro blog.