En el artículo de hoy vamos a hablar de qué es la logística estacional y cómo funciona. Y es que existen diferentes tipos de procesos logísticos que os vamos a contar a continuación.

Tipos de procesos logísticos

Sin embargo, lo primero es explicar qué significa la logística y cuáles son sus principales características. Según la definición de la RAE, la logística consiste en:

«el conjunto de todos los medios necesarios con el objetivo de llevar a cabo un propósito específico de un proceso complicado como es transporte de mercancías para que llegue a tiempo a un destino final».

En este proceso se debe cumplir una serie de normas como la puntualidad, la llegada del producto en buenas condiciones, etcétera. Y es que todo depende de la fase en qué se encuentre el producto ya que no se hacen las mismas acciones si el producto está en movimiento (transporte) que parado (en el almacén).

Por ello, es necesario tener en cuenta cuáles son los procesos y fases en los que se divide la logística que suelen ser cinco.

Todo depende del proceso productivo en el que se encuentra el producto. Por ello se distinguen las siguientes etapas que son:

  • Logística de almacenamiento o abastecimiento: que agrupa todo lo que tenga que ver con recepción, almacenamiento, compras y gestión de inventarios, así como el registro de artículos y el seguimiento de los proveedores.
  • Logística de distribución. Esta fase engloba todo lo que tenga que ver con la expedición y distribución de los productos a los diferentes lugares y zonas de comercialización. Se puede decir que esta fase actúa de puente entre compras y producción.
  • Logística de planta que tiene que ver con el servicio y actividades de mantenimiento y servicios de agua, luz, combustibles, así como el cuidado del medio ambiente y el entorno industrial.
  • Otra fase es la fase de producción que engloba la de almacenamiento y la de planta, ya que ambas partes están muy relacionadas con facetas de prestación de servicios o fabricación de productos y artículos.
  • Finalmente, la fase final se podría englobar en el servicio de atención al cliente. Esta parte es muy importante ya que de poco vale hacer todo lo anterior bien si al final el cliente acaba descontento o devolviendo el artículo o producto, lo que hace todo lo anterior en balde.

Una vez hemos entendido las diferentes fases y etapas envueltas en la logística vamos a hablar de la logística estacional. 

¿Qué es la logística estacional?

La logística estacional se refiere a aquellos periodos de tiempo en los que hay un repunte de pedidos. Un ejemplo es el Amazon Prime Day que se celebró hace apenas unas semanas o el Black Friday. Navidades, el verano y las rebajas son también épocas de un mayor consumo.

Las empresas sufren un repunte de pedidos durante unos meses en particular y luego sufre un bajón o una vuelta a la normalidad.

Esta época estacional es diferente a las anteriores ya que se debe tener en cuenta unas necesidades especiales y es necesario contar con los recursos suficientes para atender la demanda de pedidos, el volumen y almacenamiento del transporte.

Y, si cabe lo más importante, la necesidad de tener más personal para cubrir los turnos, la mayor cantidad de pedidos y envíos hace que se deba tomar como un momento en el que hay que responder a los movimientos del mercado.

Para anticiparse a estos movimientos e imprevistos es necesario tener en cuenta tres factores:

  1. La planificación. Este aspecto es fundamental, en especial, en un sector donde todas las partes son interdependientes. Al igual que sucede en un puzzle las piezas deben encajar entre sí. Un ejemplo típico podrían ser los retrasos de un pedido o un proveedor que afectarían a toda la cadena de suministro y tendríamos que hacer nuevos cálculos de entrega y distribución. Por ello, es necesario anticiparse a estos problemas y tener un stock mayor durante este periodo estacional.
  2. Cuantificación. Este aspecto está íntimamente relacionado con la anticipación, de poco vale, anticiparse y tener un stock mayor, si nos hemos pasado con él y luego no somos capaces de colocarlo. Por eso, está bien calcular en base a las ventas de épocas parecidas para hacer una estimación, a ello se le sumaría otros factores como la situación económica, el crecimiento del sector en ese momento y otros aspectos que puedan incidir en la decisión de compra de los usuarios.
  3. Finalmente, toca poner en orden el stock y saber las cantidades exactas de inventario con las que contamos. Para ello, la visualización es clave. Se trata de conocer en tiempo real el estado de los productos y su ubicación, así como el estado de los envíos y pedidos para evitar problemas y solucionar incidentes en caso de retraso.

Si hacemos bien estas cosas, resolveremos cualquier incidente y repunte durante esta época estacional, así una vez se acaba la subida de consumo se puede volver a la normalidad.

Esperamos que con esto os hayamos aclarado qué es la logística estacional y cómo funciona.

Si os ha gustado podéis compartir este artículo en redes sociales y en caso de que queráis seguir informados del mundo de la logística y el transporte no dejéis de visitar nuestro blog logístico