Posiblemente hayas escuchado el término de última milla o kilómetro, pero igual desconoces su significado o importancia. Por ello, en el artículo de hoy definiremos qué es la última milla, cuáles son sus características y sobre todo, por qué es tan importante en el sector logístico.

¿Qué es la última milla?

La última milla o último kilómetro es una palabra muy usada en el sector logístico y de transporte. Se refiere al último tramo de un viaje que comprende el movimiento de personas y mercancías desde un centro de transporte hasta un destino final.

Este término no es originario de la logística, en realidad, se adoptó del sector de las telecomunicaciones, que se enfrentaba a la dificultad de conectar los hogares individuales a la red principal de telecomunicaciones.

En la logística ocurre algo parecido y es que la última parte de la cadena suele ser la más difícil de llevar a cabo desde que una mercancía sale de su destino.

El término «milla» es una distancia metáfórica, es decir, no son 1,6 kilómetros (su equivalente en el sistema métrico decimal), puede ser una distancia mayor o menor.

El aumento del comercio electrónico obliga a mejorar la última milla

Esta parte final del proceso de la cadena de suministro está siendo cada vez más estudiada por las empresas del sector ya que las demandas de los usuarios crecen a medida que crece el número de entregas B2C (del inglés business-to-consumer, de empresa a consumidor).

Especialmente, gigantes logísticos dedicados al comercio electrónico en el transporte de mercancías como como Amazon, DHL, FedEx, por poner algunos ejemplos, están aumentando sus ventas al dispararse el comercio electrónico basado en este proceso.

Por este motivo, las empresas intentan mejorar esta parte final del transporte para minimizar los costes, aumentar la eficiencia y mejorar la infraestructura.

Otros retos de la última milla son la localización y automatización de clientes o el envío en el día, entre otros. Luego entraremos en detalle en este apartado, pero antes os vamos a explicar la importancia de la última milla en la cadena de suministro.

¿Por qué es tan importante la última milla en la logística?

Las empresas grandes y pequeñas están centrando sus esfuerzos en la última milla ya que el comercio electrónico exige una entrega rápida y puntual, además de buena atención al cliente y flexibilidad.

Conseguirlo no es fácil y las empresas deben pagar un coste enorme para afrontar los retos de un sector muy competitivo. Especialmente, cuando los consumidores tenemos a un solo click multitud de opciones para comprar o enviar todo tipo de productos.

Por este motivo, muchos minoristas invierten en la última milla para conseguir ventajas competitivas sobre sus rivales. Otras empresas, como Amazon usan servicios de terceros para entregar los paquetes en esta parte final del proceso.

Eso no quita, que la multinacional estadounidense tenga su propia flota, sin embargo, Amazon también se apoya en empresas para enviar todo tipo de paquetes, incluso comida y alimentos.

De hecho, la próxima gran batalla en el sector logístico es el transporte de frutas y productos perecederos.

Otra opción de reducir costes de tiempo y dinero es establecer centros de distribución cerca de las grandes ciudades. Una vez la mercancía llega a estos centros de distribución basta con recurrir a servicios de mensajería o paquetería para realizar servicios de entrega de última milla.

En este sentido, unas buenas infraestructuras y conexiones entre puertos, ciudades y zonas Francas son de gran ayuda en la última milla ya que ayudan a reducir los costes y la eficiencia de los envíos.

Sin embargo, algunas partes del transporte de los puertos al destino final suelen ser menos eficientes y pueden suponer hasta el 53% del coste total del transporte de mercancía.

Esto es un verdadero problema al que se enfrenta el sector logístico. Por no mencionar las entregas en el rural o en zonas de difícil acceso.

Algo parecido ocurre en lugares como los países que necesitan ayuda humanitaria.

En muchas ocasiones, los suministros de ayuda están almacenados en un centro de transporte cerca de la zona afectada, pero no pueden distribuirse bien sea por los daños causados por una catástrofe natural o por la falta de infraestructuras como carreteras o red ferroviaria.

Por estos motivos, las empresas centran sus esfuerzos en esta parte final para reducir gastos y mejorar la entrega de sus productos.

Sin embargo, estos no son los únicos retos a los que se enfrenta el sector del transporte en materia de la última milla, a continuación, los abordaremos.

Retos de la última milla

  • Logística inversa y paquetes desantendidos

Uno de los retos a los que se enfrenta la entrega de última milla son los paquetes desatendidos. Muchas empresas de transporte dejan paquetes en lugares indebidos por diversos problemas, bien por que el cliente no estaba en casa, una devolución u otros problemas.

Para evitar este problema están surgiendo las taquillas y puntos de recogida en los centros urbanos. En España ya existen muchas de estas taquillas donde los clientes podemos recoger algunos paquetes en vez de que nos los dejen en nuestra casa.

Esto soluciona dos cosas a la vez:

  • La seguridad al proteger de robos y daños.
  • Y evita el aumento de costes al permitir a las empresas realizar las entregas en un solo lugar, en lugar de en varios hogares o negocios individuales.

Para reducir costes, algunas empresas están invirtiendo en drones para pequeñas entregas a domicilio.

En Europa, países como Alemania, Gran Bretaña y Polonia ya están experimentando con este tipo de servicios de drones que ofrecen entrega automática de paquetes.

  • Las criptomonedas

El problema de la última milla ha resurgido en los últimos años en el contexto de las criptodivisas, en especial, con los bitcoins como un pago transfronterizo en una remesa.

En este caso, el receptor del Bitcoin debe encontrar la forma de cambiarlo por moneda local para poder utilizarlo.

Por lo tanto, aunque las criptotransacciones pueden proporcionar una forma rápida, eficiente y rentable de enviar remesas, el problema de la última milla todavía se interpone en el camino en muchos países menos desarrollados.

Claves para mejorar la última milla

Al evaluar cómo se realiza la última milla se identifican las oportunidades para mejorar su eficacia y así mejorar las entregas. Esto no sólo garantiza la reducción de costes, también añade una mejora de la atención al cliente y que repitan sus servicios con nuestra empresa.

Por todo ello, citamos varias soluciones y claves para evaluar y mejorar el rendimiento de la entrega de última milla de su empresa:

  1. Automatizar y establecer procedimientos operativos estándar.
  2. Incorporar la tecnología como un aliado.
  3. Analizar y medir para gestionar las devoluciones de forma exhaustiva y eficaz.
  4. Implantar un sistema de seguimiento eficaz.
  5. Establecer alianzas con otras empresas del sector.

Esperamos que con estas claves y consejos os haya quedado claro qué es la última milla, su importancia y cómo podéis mejorar esta parte tan importante de la cadena de suministro.

Si lo consideráis oportuno podéis compartir este artículo o dejarnos un «me gusta» o un comentario.

Desde AupaTrans os seguiremos informando cada mes de las noticias más relevantes del sector logístico en nuestro blog de transportes.