Cualquier empresa dedicada a la producción y que realice procesos de trabajo está interesada en buscar soluciones para mejorar su productividad. Uno de los mejores sistemas para reducir costes, mejorar la calidad y ser más eficaz es la mejora continua. Este enfoque de mejora constante es la base del ciclo de deming. Hoy nos vamos a centrar en las ventajas del ciclo de deming en logística y cómo aplicarlo a este sector.

El ciclo de deming es un método de gestión de la calidad que permite ejecutar una estrategia. Este artículo te ayudará a entender qué es el ciclo de Deming en logística, cómo funciona y por qué es tan importante en la gestión.

¿Cuáles son las ventajas del ciclo Deming en logística y qué es este sistema?

El sistema de deming también conocido como PDCA debido a sus siglas en inglés (Plan, Do, Check y Act) es un método de gestión de la calidad que permite ejecutar una estrategia mejorada. 

El ciclo deming o círculo deming se basa en la mejora continua y consiste en que los equipos, las personas y organizaciones realicen aquellos cambios que les ayuden a conseguir el objetivo trazado a la hora de conseguir sus objetivos.

El método de gestión de la calidad, también conocido como marca de referencia para el control de calidad, es un sistema de administración de la calidad que permite ejecutar una estrategia.

Esta herramienta estratégica es importante en las grandes empresas debido a que permite identificar los puntos débiles de la organización y realizar acciones para corregirlos.

El método de deming se ha popularizado en el mundo de la logística debido a que puede ser útil para contener los costes de los pedidos, optimizar la gestión del stock y mejorar la eficiencia, entre otros beneficios que os detallaremos más adelante.

Se trata de una excelente herramienta que puede ayudar a conseguir los objetivos que ha planteado una empresa. Con su aportación, las organizaciones realizan un uso eficiente de recursos y consiguen una mejora competitiva y una mayor rentabilidad.

¿Cómo? Te lo contamos a continuación.  

¿Cómo funciona la escala de calidad de Deming y cuáles son sus pasos?

La Escala de Calidad de Deming, también conocida como la Escala de Competencia, es un método para la gestión de la calidad que sirve para ejecutar una estrategia. Este sistema data de los años 50 en Japón cuando lo enseñada Walter A. Shewhart.

Este ingeniero estadounidense es conocido como el padre del control estadístico de la calidad y le enseñó el sistema a su colega George A. Deming.

George A. Deming fue un científico emprendedor y profesor universitario de japonés que diseñó esta escala que quedó con el apellido del segundo, aunque a veces también se usa el nombre de ciclo Deming-Shewhart.

Este sistema de calidad permite medir la competencia de una organización en tres áreas importantes de cualquier organización, entre las que nos encontramos las siguientes:

  1. Calidad del producto.
  2. Rentabilidad del negocio.
  3. En los trabajadores, en el sentido de que estos tomen y asumen su parte de responsabilidad para mejorar en sus trabajos.

La Escala de Calidad es una herramienta útil para evaluar la competencia de una organización y su implicación con respecto a la gestión de la calidad.

Para ello, esta escala utiliza los 4 pasos que son los siguientes

El ciclo o sistema de Deming también se conoce como PDCA. Este acrónimo hace referencia a los 4 pasos o etapas en inglés que son plan, do, check y act. Es decir, planificar, hacer, comprobar y actuar. 

Estos 4 pasos se ajustan a los principios clave esbozados por el Dr. W. Edwards Deming y funcionan así:

  • 1: Planificar (plan)

El primer paso se conoce como planificación o planificar. Básicamente, consiste en determinar cuáles son los objetivos del proyecto y detallar el procedimiento para conseguirlos.

Para ello, se crea una hoja de ruta que detalla los pasos necesarios para alcanzar esos objetivos. Por último, se llevan a cabo revisiones diarias o semanales para comprobar el progreso y determinar si hay algún problema.

  • 2: Hacer (do)

Consiste en medir la eficacia del plan mediante mediciones como el tiempo de realización de las tareas, los costes, los errores o los índices de satisfacción de los clientes. Estos datos se utilizan para realizar los ajustes necesarios y garantizar que el progreso es el esperado.

  • 3: Comprobar (check)

La tercera etapa del ciclo de Deming se conoce por el nombre de comprobar o verificar. Se trata de poner en práctica los cambios realizados en las dos etapas previas y volver a supervisar los parámetros para determinar el éxito de dichas modificaciones.

Si es necesario, se pueden añadir más medidas al plan para garantizar el éxito continuado.

  • 4: Actuar (act)

El cuarto paso es actuar y consiste en seguir evaluando e introduciendo mejoras hasta alcanzar los objetivos del proyecto. En este punto, el proyecto se puede considerar completo y se puede celebrar el éxito siempre que el resultado sea favorable.

En caso contrario, se realizan informes y se analizan los resultados de la etapa de comprobación o verificación. Se comprueba lo que ha fallado y se vuelve a comenzar en el paso uno teniendo en cuenta los fallos y mejoras anotadas.

Los 14 pasos o principios del ciclo de Deming

Para asegurarse que se aplican estos 4 pasos existen 14 puntos o principios que son los siguientes:

  1. Crear un propósito constante de mejora.
  2. Adoptar una nueva filosofía de colaboración en la empresa.
  3. Dejar de depender de las inspecciones.
  4. Minimizar el coste a largo plazo y usar un único proveedor para cualquier artículo.
  5. Mejorar de forma constante y definitiva.
  6. Implementar la formación en el trabajo.
  7. Hacer líderes y promocionar el liderazgo.
  8. Eliminar el miedo y construir confianza.
  9. Romper las barreras entre departamentos.
  10. Deshacerse de los eslóganes poco claros.
  11. Eliminar la gestión por objetivos y las cuotas numéricas.
  12. Quitar las barreras que impiden el orgullo de trabajar.
  13. Implantar la educación, de mejora y superación personal.
  14. Hacer que la «transformación» sea un trabajo de todo el mundo.

Estos 14 pasos eran considerados clave por el profesor William Deming que los resumió en un libro llamado «Salir de la crisis» publicado en 1982.

¿Cuáles son las ventajas del ciclo de Deming en logística y cómo se aplica este sistema?

El ciclo de Deming es una metodología de mejora continua y una excelente forma para que las empresas alcancen sus objetivos de calidad y eficiencia. Sus beneficios son de sobra conocidos y muchas empresas usan este sistema para mejorar sus procesos internos.

Entre sus beneficios nos encontramos las siguientes:
  • Los directivos pueden utilizar la escala para identificar problemas de competitividad relacionados con los procesos de producción.
  • Esta metodología mejora no solo la calidad y los procesos de certificación, también incrementa el trabajo en equipo y la formación para la competitividad. 
  • Reduce los costes económicos y de entrega en todos los procesos de la cadena de suministros.
  • Se puede aplicar en todo tipo de procesos.
  • Evita el exceso de análisis de información ya que promueve pasar a la acción antes de examinar los datos. Es mejor hacer pequeñas mejoras que esperar al plan perfecto.
  • Al implementar este sistema los trabajadores consiguen aprender de forma crítica sobre los procesos y a resolver los problemas con un sistema lógico. Esto redunda en un mayor nivel de efectividad y producción. 
  • No solo la empresa mejora su eficacia, los empleados están más felices ya que se sienten útiles al tener nuevas tareas y mayor responsabilidad. Esto contribuye a que el personal se sienta parte de la empresa y que incremente el rendimiento de la plantilla.

Con este resumen sobre las ventajas de aplicar el sistema de Deming en la logística acabamos este artículo que esperamos os sirva de utilidad y os haga gustado.

Si os ha gustado el post os invitamos a echar un vistazo a nuestro blog de logística donde publicamos contenido actualizado y relevante sobre la logística todo lo relacionado con este sector.