El factor más importante de una buena comunicación es contar con una excelente red de transporte y las infraestructuras básicas que garanticen que la logística y el transporte se pueden hacer sin problemas. Por ello, es clave que un país invierta en mejorar las infraestructuras todo lo que pueda ya que se nota en su crecimiento económico.

La importancia de una buena red de transporte

La relación entre una buena red de carreteras y el nivel económico de una sociedad o país es evidente. Por norma general, a mejor red de transporte y carreteras mayor es el PIB del país.

Esto es así desde siempre, de hecho, las antiguas civilizaciones crecieron alrededor de unas buenas redes de transporte. Piensa en los romanos cuyas carreteras y construcciones aún duran hoy en día.

Y es que una red de carreteras es primordial para satisfacer y cubrir las necesidades básicas en un país. No sólo las básicas, también todas las que tienen que ver para elevar la calidad de vida y promover el crecimiento económico.

Es decir, hablamos de necesidades como educación, trabajo, salud, alimentación, pasando por el transporte y logística. Estas dos actividades tan íntimamente relacionadas necesitan de unas buenas infraestructuras viarias y de transporte.

Mejorar las infraestructuras, clave del crecimiento económico de Zaragoza

Una buena red de transporte apoyada con medios técnicos, servicios e instalaciones necesarios para el desarrollo de una actividad, en este caso de la logística y transporte es obligatoria para el correcto funcionamiento y comportamiento de estas dos actividades.
Aragón es la muestra perfecta de esta sintonía gracias a la Plataforma Logística de Zaragoza. La estratégica ubicación de la capital aragonesa le permite captar empresas y ser uno de los corazones logísticos ya no de España, sino de Europa.
Las razones son evidentes, Zaragoza está situada a medio camino entre los dos polos económicos más importantes del país, es decir, Madrid y Barcelona.
Entre las dos ciudades, se encuentra esta plataforma logística situada en Zaragoza que es la más grande de Europa y que reúne a más de 70 empresas que se han situado allí, en gran parte, por la buena comunicación entre Barcelona y Madrid.
Otro motivo es la existencia de las infraestructuras y red de carreteras que pasan por la zona, una de ellas es la autovía E-90 clave para el transporte terrestre.
Lo bueno de la carretera E-90 es que es un cruce de caminos que permite la conexión con Francia por dos caminos.
Uno de ellos dirección noroeste por San Sebastián a través de Pamplona y la E-804, la segunda conexión se dirige al este por la E-15 que une Barcelona, Figueras y Portboui y se dirige a Perpiñán por la A9.

Zaragoza, Zona Franca y la logística

La estratégica situación de Zaragoza le permite atraer inversiones, no sólo en forma de empresas de todo tipo que se quieren instalar en la región, sino la de un gobierno y administraciones que colaboran con la creación de mejores enlaces.
Prueba de que el aprovechamiento de la región mediante unas buenas infraestructuras es que diversos estudios coinciden en que Zaragoza debería pedirle al Estado que la zona se transforme en Zona Franca.
En caso de hacerlo, la región crecería, más si cabe. Esto se debe a que una Zona Franca es un área que tiene beneficios tributarios y aduaneros para las compañías y para mejorar el intercambio de transporte y mercancías.
Hay que tener en cuenta que en España no hay tantas zonas Francas. De hecho, hay 7. Y es que estos lugares tienen como motivo atraer población y fijar un modelo económico para el desarrollo de la región.

Zaragoza es la prueba evidente de que las conexiones pueden llegar a hacer mucho por las regiones.

Coches, industria alimentaria y componentes

No sólo socialmente por todo el beneficio que supone para la población de la zona, también de forma económica ya que un lugar con empresas y buenas carreteras es símbolo de crecimiento.

Y eso que Zaragoza no cuenta con puerto de mar, pero la verdad es que ni lo necesita. Un lugar situado a poco más de 300 kilómetros de la costa si contamos Barcelona o 200 kilómetros si la situamos en línea recta con Tortosa tiene conexión directa con el mar.

El tren de mercancías de la zona comunica ocho trenes diarios con contenedores que se dirigen de Zaragoza a sus alrededores. La capital de Aragón mueve coches, transporte y proveedores de Madrid, Barcelona, Bilbao.

La presencia de la Plataforma Logística de Zaragoza une y potencia diversos sectores, no sólo la industria agroalimentaria, el transporte y la logística junto al comercio electrónico.

Y no podemos olvidarnos del sector del automóvil, gracias a la empresa del automóvil de Opel con su planta en Figueruelas, desde Zaragoza salen cada año casi 500.000 unidades de coches más sus componentes que mueven por toda la zona tanto a proveedores como usuarios finales.

Eso sin contar los más de 2,5 millones de coches que se producen en un radio de 300 kilómetros, aproximadamente, alrededor de Zaragoza.

España, modelo de buenas infraestructuras pero mejorables

Esta zona de influencia ha mejorado las infraestructuras en la zona. Pero no todos los lados son así, España a pesar de ser un país avanzado y contar con buenas carreteras, todavía carece de carreteras decentes que conecten ciudades y capitales de provincia entre sí.

Eso por no comentar el desgaste de las carreteras que requieren mantenimiento e inversión para su conservación así como facilitar las conexiones con los puertos para conectarse bien con el resto del mundo.

España es un estado situado de forma periférica en Europa. Es decir, es como una isla en medio de un desierto por lo que debe apurarse para disponer de una buena conexión con el resto del continente además de invertir en infraestructuras.

Completar las redes de transporte y actualizar todos los tramos en el Estado es determinante para superar las barreras físicas que obstaculizan el país que va a remolque de otros en Europa en cuanto a inversiones se refiere.

No es que no invirtamos, es que lo hacemos bien y de forma aislada. Madrid y Barcelona están bien ubicadas y estructuradas, pero no así el resto de Comunidades.

Un claro ejemplo de ineficiente conexión es Extremadura que lleva años demandando redes adecuadas para atraer empresas. No sólo Extremadura, también Galicia y otras regiones reclaman lo mismo.

En resumen, España debe avanzar y evolucionar el modelo para mejorar las infraestructuras y acercarnos a la media europea. Además, a mejores infraestructuras mayor rendimiento en el crecimiento logístico y el sector del transporte.

Esperamos que os haya gustado este artículo sobre la importancia de mejorar las infraestructuras en nuestro país. Os animamos a que compartáis el post si os ha gustado o bien nos dejéis un comentario en caso de que tengáis alguna duda o consulta.

¡Recordad, que tenéis a vuestra disposición el blog para seguir informados de todo lo que pasa en el sector del transporte y la logística!