La logística, en especial, el sector del transporte debe tener cuidado a la hora de manejar productos, moverlos y sobre todo enviarlos. Estas normas básicas de cuidado a la hora de trasladar un producto varían según la fragilidad y las características de la mercancía. No es lo mismo optimizar el transporte de frutas y verduras que preparar la carga de mercancías como colchones, dispositivos tecnológicos o productos químicos y farmacéuticos.

Transporte de la carga según sea el producto

Cuando hablamos de envíos lo primero que debemos hacer es fijarnos en el producto, está claro que la fragilidad, pero también la cantidad del mismo y el recorrido a realizar modifica su gestión, empaquetado, traslado, descarga, recogida y almacenamiento.

Por ejemplo, si nos manejamos al por mayor y movemos toneladas de productos como ropa, materias primas o pinturas, podemos jugar con el almacenamiento, reducir el stock reponiendo producto al milímetro o unificar repartos y aprovechar para hacer envíos masivos.

Y es que la eficiencia es clave a la hora de organizar tu logística, sin embargo, hay que saber aprovechar los recursos sin olvidarse de otros factores como la entrega y la puntualidad. De qué nos vale reducir costes con un envío masivo si estropeamos y manipulamos mal la carga o no llega a tiempo.

Y es que a la hora de buscar una empresa de transportes y envíos los clientes deben tener en cuenta los siguientes factores:

  • ¿La empresa de transporte protege mi producto?
  • ¿Cuántos envíos realiza?, ¿es posible mejorar la ruta o aumentar la carga en cada envío?
  • ¿Qué tamaño ocupa el producto?, ¿necesita cajas?, ¿cuánto es el peso mínimo del embalaje del producto?, ¿y de varias cajas?
  • ¿Los envíos son internacionales o nacionales?
  • ¿Es bueno el servicio de atención al cliente?
  • Y finalmente, quizás las preguntas más importantes: ¿cómo de importante tratan el producto?, ¿cuánto espacio, tiempo y cuidados requieren?, ¿cómo es el traslado?

Es evidente que una empresa logística que ofrezca una respuesta positiva a todas estas cuestiones ofrece más opciones de éxito para que los clientes la escojan.

Claves para optimizar el transporte de frutas y verduras

Dependiendo del sector, el cliente al que te dirijas y el producto que vendas debes tener en cuenta una cosa, evitar un mal servicio. Pero, ¿cómo lo consigo?

Una cosa está clara, si el producto llega mal, está en mal estado, ha caducado o sencillamente el traslado es tardío vas a dar un mal servicio y lo más probable es que pierdas clientes. Para evitar este problema debes seleccionar un operador logístico que te asegure puntualidad en la entrega y flexibilidad en la adquisición.

Pero además, también debe garantizar cumplir una serie de normas, sobre todo, si se dedica al transporte de frutas y verduras. El uso de vehículos adaptados y conservar la cadena de frío es una de estas reglas.

Sin embargo, si el producto son frutas y hortalizas hay que usar un vehículo refrigerado, una furgoneta, o un camión adaptado al efecto. Además, los camiones tienen la ventaja de llevar más cantidad de producto y son aptos para viajes largos, ideales para transporte de carretera.

De esta forma, no solo se llega al mercado nacional sino que se abren nuevas vías para trabajar con clientes del Mediterráneo. Incluso se puede aprovechar el viaje a otros países para aprovechar una carga o envío en el viaje de vuelta.

La importancia del embalaje

Los paquetes bien envueltos, en buen estado y bonitos tienen más opciones de quedar en la retina del cliente y dejar un buen sabor de boca. Y es que seguro que si recibes un paquete y el cartón o la caja está golpeada el daño haya llegado al interior, o bien que no haya sido manejada con cuidado.

Muchos clientes al encontrarse con esta situación procederán a una devolución automáticamente por lo que es de vital importancia proceder a un buen empaquetado y manipulación de la mercancía. Y más aún cuando se trata de productos frágiles que pueden sufrir un daño a las primeras de cambio con un bache, una caída o una mala contención en el interior del camión.

Por ello, los envases que se usen en el transporte de frutas y verduras deben cumplir las siguientes características:

  • Respiración y ventilación de la mercancía. No se puede cubrir todo el envase, se deben dejar envases perforados para que los vegetales se conserven perfectamente.
  • Oxidación, se recomienda que los envases sean impermeables.
  • Protección. Los envoltorios y materiales deben proteger al producto contra riesgos ambientales, en el transporte y el almacenamiento por lo que debe adaptarse un paquete o caja según sea el producto y la calidad de los mismos. Por ejemplo, igual se realiza el envío de una fruta que requiere retener el aroma y es importante no usar objetos que añadan olores extraños.
  • Identificación y señalización mediante el uso de etiquetas. Estas etiquetas deben informar o acompañar de los siguientes documentos e informes: factura comercial, lista de empaque, clasificación arancelaria, certificado de origen, certificado de calidad, registro sanitario y certificado fitosanitario y zoosanitario.

Respetar la temperatura

Las frutas y hortalizas deben estar conservadas en un rango de temperatura adecuada. Por ejemplo, lo recomendable es transportar limones entre una temperatura de 8 y 10 grados mientras que las sandías deben ir entre 5 y 6 grados y los plátanos entre 9 y 12 grados.

El rango de temperatura debe tener en cuenta la vida útil, la calidad del producto (frescor, tamaño, color y aroma de la gruta). Otro consejo es no mezclar productos climatéricos (melocotón, pera, manzana, ciruela, mango o tomate) con aquellos que no lo son (uva, frambuesa, cereza, cítricos, piña, hortalizas de tallo, de hoja y de flor).

Aprovechar la tecnología

A veces no nos damos cuenta del gran aliado que tenemos con la tecnología. Y es que elementos como sensores, GPS, termógrafos, contenedores con atmósfera controlada y modo controlador de frío (cold treatment) ayudan al preenfriado de la mercancía, al mantenimiento de una correcta temperatura así como ajustar el grado de ventilación necesario en cada producto.

La clave para optimizar el transporte de frutas y verduras es usar la tecnología a nuestro favor para gestionar tareas, monitorizar la ruta, y en definitiva, mejorar nuestros servicios y atraer más clientes.

¿Quieres conocer una empresa de transporte de frutas referente en su sector por su experiencia y la calidad de sus servicios? No dudes en llamarnos, ya verás cómo no te arrepientes.