España tiene la suerte de contar con una huerta excelente y un amplio surtido de frutas y verduras, entre otros productos. Sin embargo, muchos de los alimentos y productos que consumimos y forman parte de nuestra vida diaria provienen de fuera de nuestras fronteras. Por norma general, muchos de estos productos vienen en camiones o semiremolques refrigerados mediante transporte por carretera.

El transporte por carretera y los camiones refrigerados

En el caso de que vengan de otro continente, en barco o en avión, se suelen trasladar en contenedores frigoríficos para conservar intactas todas sus propiedades y sabor. Para garantizar el consumo humano el transporte refrigerado es fundamental en el transporte y logística de productos perecederos. Y es que los alimentos, en especial, frutas, verduras y perecederos deben contar con una serie de medidas preventivas y legales que aseguren un transporte adecuado para que lleguen en perfecto estado.

Es aquí donde entra en juego el transporte por carretera en camiones o semiremolques refrigerados. Hay que pensar que el frío es el mejor aliado para conservar el alimento intacto durante meses y que se pueda manipular y transportar hasta donde se desee.

De hecho, la mayor parte de los alimentos que llenan nuestras mesas y compramos en los supermercados y grandes almacenes son trasladados mediante el transporte de mercancías, y posiblemente haya sido a través del transporte por carretera con camiones y semiremolques refrigerados.

Los transportistas y empresas de logística que abastecen las grandes superficies juegan un papel fundamental en la cadena de suministro logística.

Las compañías de transporte y logística llevan a cabo cada día todo tipo de servicios de desplazamiento de objetos, personas y animales a través de la red nacional de carreteras. Lo más común es que este tipo de viajes se clasifiquen dependiendo de la forma física de transporte (carretera o tren) y el tipo de mercancías que se transporta.

Normativa legal del transporte por carretera

En el caso de comida y alimentos suele ser mediante transporte por carretera. El problema es que muchos de estos alimentos son productos caducos o perecederos que tienen un tiempo de entrega y unas condiciones de transporte (temperatura, cadena de frío, manipulación, etcétera) diferentes a las de productos alimentarios como los latas, envases o líquidos que tardan meses en caducar.

Estas condiciones son las que han obligado a gobiernos y países a llevar a cabo una normativa relativa al transporte de mercancía que incluye acuerdos nacionales e internacionales. Estos acuerdos son de estricto cumplimiento por las empresas de transporte y logística, y los Estados y Autoridades están obligados a que las compañías respeten estas leyes.

La normativa legal incluye a proveedores, personal que realice transporte por carretera y demás medios. El transporte por carretera se ve afectado por el mayor acuerdo mundial que se llama Acuerdo sobre Transporte Internacional de Mercancías Perecederas y sobre Vehículos Especiales o ATP.

Este tratado ratificado por España en 1972 incluye a cientos de países y obliga a que los productos perecederos se transporten en un tipo de camiones o semiremolques refrigerados. Por ejemplo, los aviones no pueden controlar la temperatura, pero sí los barcos. Sin embargo, desde los barcos hasta las empresas y grandes superficies se usan, principalmente, los camiones.

Camiones por carretera

El vehículo principal que forma parte de las flotas de las empresas logísticas son camiones y vehículos refrigerados. El funcionamiento es sencillo, un potente tractor maneja, soporta y mueve al remolque desde el frente, es decir, la cabeza tractora o cabina donde va el conductor. En la parte trasera va el remolque o bañera que puede estar compuesto de uno o varios remolques en función del tamaño de la carga.

La clave es garantizar el frío del remolque. Para ello, el remolque tiene un sistema que refrigera el ambiente y provee de aire acondicionado al espacio donde está la carga. La capacidad de refrigeración debe ser capaz de proveer a la carga de una temperatura constante durante el viaje, en algunos casos, de días. De esta forma, lo normal es que la capacidad de refrigeración sea en torno a los 12,3 y 16,4 kW capaces de manejar entre 3,5 a 4,7 toneladas.

Los semi remolques refrigerados suelen tener compartimentos o cámaras aisladas para dotar a los alimentos de distinta temperatura. De esta forma, un solo camión es capaz de transportar todo tipo de productos, incluidos los perecederos.

El producto debe ser manipulado y cargado para asegurar un espacio de aire dentro de la carga. De esta forma, el aire refrigerado se mueve entre la carga y las paredes y debajo del producto. Y es que el diseño interior permite al aire frío envolver toda la carga.

Hay que pensar que no se puede mezclar la carga y tener un producto a 7 º y otro bajo cero. Por ello, los alimentos se clasifican de la siguiente forma.

  • Carne en general a 7º.
  • Carne blanca (aves, pollos y conejos) a 4º.
  • La leche industrial debe respetar una temperatura de 6º. En cambio, sus derivados como (yogures, cremas, natas y quesos) deben estar a 4º centígrados.
  • El transporte de marisco y pescado  deben envasarse con hielo.
  • Finalmente, los productos ultracongelados como cremas estar a -20 ºC; en cambio, los pescados congelados y otros productos ultracongelados deben estar a -19. El resto de productos congelados excepto la mantequilla deben estar a -12º.

Las empresas de transporte deben contar con una flota y vehículos preparados para transportar cada producto según las necesidades específicas de cada uno. Al igual que existen vehículos frigoríficos, también los hay caloríficos que son aquellos vehículos con una capacidad para incrementar la temperatura interna de la caja y mantenerla de forma constante durante una 12 horas a 12 grados.

Los camiones o semiremolques refrigerados producen frío y la conservan dentro de la caja, es decir, el remolque y donde está situada la carga. En función del producto suele variar entre los 12 y los menos 20 grados, y utilizará un remolque u otro.

Existe otra variedad de vehículos frigoríficos que mediante una potente fuente de frío reducen la temperatura de la caja hasta menos 20 grados y son capaces de mantener una diferencia de temperatura con respecto al exterior de 50 grados. Es decir, mientras en el interior se está a menos 20 grados fuera puede haber perfectamente unos 50 grados.

Dentro de estos remolques hay más clases, por ejemplo, los semiremolques tritemperatura que son capaces de almacenar productos a 3 temperaturas diferentes. Para ello usa cámaras y paredes aislantes para reducir el intercambio de calor.

En definitiva, el frío en vehículos y camiones es necesario para transportar los alimentos. Sólo así se asegura que podamos comer el marisco, la carne y el pescado, sobre todo, en estas fechas. ¿Y tú quieres saber más del transporte de carretera? ¿Quieres saber más sobre nuestra flota de camiones refrigerados?

No dejes de visitar nuestra página web y estarás a la última del sector logístico.