El año 2021 se recordará por muchos motivos, la pandemia será uno de ellos, pero sin duda uno de los más importantes será por la crisis del canal de Suez 2021 que tuvo bloqueado a medio mundo durante una semana entera por un buque.

Crisis del canal de Suez 2021: ¿cómo comenzó todo?

La mañana del 23 de marzo de 2021 fue el comienzo de todo ya que el Canal de Suez quedó bloqueado tras el encallamiento del Ever Given, un buque portacontenedores de 20.000 toneladas.

Como todo el mundo sabe el Canal de Suez es una vía navegable artificial a nivel del mar que está en Egipto y permite el paso de barcos entre el Mediterráneo y el Mar Rojo. Se trata de una arteria marítima de suma importancia que pasa a través del istmo de Suez y divide África y Asia.

El barco es uno de los mayores buques portacontenedores del mundo y pertenece a Shoei Kisen Kaisha, una filial japonesa, aunque está fletado y opera a través de la empresa de transporte de contenedores Evergreen Marine.

El tamaño del barco es enorme, mide unos 400 metros de eslora (largo), y entre su gran tamaño y una combinación de fuertes vientos hizo que acabara varado en la vía navegable con las partes delanteras y traseras en ambos lados de la orilla del canal de Suez.

Al quedar bloqueado de lateralmente impedía el paso de otros barcos por el canal. La obstrucción se encontraba al sur de la sección del canal que tiene dos canales, por lo que no había forma de que otros barcos evitaran el Ever Given.

Finalmente, después de muchos intentos, Egipto contrató a Boskalis a través de su filial Smit International para gestionar las operaciones de salvamento marítimo y consiguieron liberar el barco seis días después. 

Consecuencias comerciales y logísticas

El canal es una de las rutas comerciales marítimas más transitadas del mundo junto al canal de Panamá. La obstrucción del canal durante una semana tuvo un impacto negativo en la economía de Europa, Asia y Oriente Medio.

Se estima que la pérdida el primer día fue de 9.600 millones de dólares debido a unos 369 barcos estaban haciendo cola para pasar por el canal y llevar la mercancía a su destino.

Expertos marítimos y logísticos advirtieron que el incidente provocaría retrasos en el envío y la recepción de artículos de uso cotidiano para clientes de todo el mundo.

No en vano, cada día que el canal estuvo cerrado los buques bloqueados no podían hacer entrega de productos como alimentos, combustible y productos manufacturados a Europa.

Por no mencionar que no se podía exportar nada desde Europa al Lejano Oriente ni al revés. 

Lloyd’s List calculó que el valor de las mercancías retrasadas cada hora era de 400 millones de dólares, Egipto por otro lado, también perdía en torno a 12 y 14 millones de dólares al día debido al cierre.

Tal fue la situación que se estudió la posibilidad de dar la vuelta a África y lidiar con los piratas de Somalia ya que son una amenaza al transporte marítimo internacional. 

Otras opciones fueron mucho más radicales, por ejemplo, la empresa y multinacional Maersk se ofreció a enviar mercancía por avión para paliar el retraso de los diferentes artículos.

El mero hecho de que la mayor empresa especializada en el transporte de contenedores del mundo esté dispuesta a usar aviones en vez de barcos para enviar mercancías ponía de relieve la grave situación causada por el buque Ever Given.

Debilidad en la cadena de suministro

El impacto económico de la crisis del canal de Suez 2021 demostró varias cosas:

Europa fue el continente que más sintió el bloqueo del canal

Los países más afectados fueron España, Reino Unido, Alemania, Bélgica, Francia, Países Bajos, Italia, Suiza, Turquía y Austria.

Egipto debe tener un plan B para que esto no vuelva a suceder

En este sentido, el canal de Suez cuenta con varios canales de paso, pero el factor desencadenante del viento y el gran tamaño del buque fueron la tormenta perfecta para paralizar el comercio mundial durante varios días. 

El sistema global tal y como está montado tiene muchas carencias y fallos

La primera cosa ya se sabía, pero se vio reforzada y es que las vías marítimas son de suma importancia para el comercio mundial, por lo que su bloqueo es de capital importancia para los gobiernos y países del mundo.

La dependencia de la cadena de suministro en canales como el de Suez o Panamá es clave para el funcionamiento del comercio y la economía. La economía global está vulnerable ante el posible cierre de una sola ruta de carga como puede ser Panamá o el canal de Suez. 

Las principales industrias que se vieron afectadas por la crisis fueron las siguientes:

  • Grandes almacenes.
  • Camiones.
  • Tiendas de automóviles y suministros para el hogar.
  • Ferreterías.
  • Tiendas de comestibles.
  • Semiconductores y electrónica.
  • Fontanería, calefacción y aire acondicionado.
  • Proveedores de equipos médicos y quirúrgicos.
  • Artículos deportivos.

Soluciones a este problema en el futuro

La capacidad de conocer el interior de los contenedores, entender el impacto comercial de los retrasos en el transporte y tomar sistemáticamente medidas correctivas, proporciona una clara ventaja competitiva para las empresas globales.

En este sentido, para mitigar la escasez de mercancías a largo plazo, los futuros envíos podrán pedirse antes de lo normal para evitar estos casos. Todo esto suponiendo que no dependa de la entrega puntual.

Por ejemplo, el retraso de una pieza de automóvil barata pero crucial en ruta desde China puede impedir la venta de todo el vehículo en países como Alemania.

Sin duda, esta crisis demuestra perfectamente la interconexión que conlleva la globalización y la dependencia mutua como contribuyentes a la cadena de suministro global.

Pero, también es una oportunidad que nos permite aprovechar los beneficios de una cadena de suministro geográficamente dispersa de una empresa. A corto plazo las empresas deben estar atentas a fallos de los proveedores y evaluar estos problemas para evitar un colapso en la cadena de suministro de las compañías.

Una solución es contar con un plan B, que consiste en tomar la decisión de trabajar con proveedores alternativos en regiones del mundo no afectadas, contratándolos para compensar los retrasos de los proveedores de la región afectada.

Por otro lado, y a largo plazo las compañías de transporte deben tener un mayor control de estas situaciones.

En este sentido, es buena idea que desarrollen un proceso de evaluación de riesgos basado en datos para identificar y supervisar continuamente fallos que puedan afectar a la productividad de su cadena de suministro.

El objetivo es crear una red más flexible y ágil que pueda pivotar rápidamente en cualquier circunstancia o durante cualquier evento inesperado como el que sucedió hace unas semanas como fue la crisis del canal de Suez 2021 y que paralizó al mundo durante una semana. 

Con la idea de entender todo lo que ha sucedido con la crisis del canal de Suez 2021 acabamos este artículo. Os esperamos la semana que viene con noticias y artículos del mundo del transporte y logístico en nuestro blog.