Todos los días miles de camiones recorren miles de kilómetros para hacer los repartos de los productos que necesitamos y para abastecer las estanterías de los supermercados, centros comerciales, tiendas y farmacias. Al margen del recorrido para poder hacer esta tarea de reparto y llegar a estos lugares, los camioneros y transportistas deben prestar atención a la carga y descarga de los productos. Y es que toda empresa de transporte que se precie debe cuidar la carga y de su mercancía si quiere tener éxito con sus clientes y proveedores.

La carga y descarga de la mercancía en una empresa de transporte y logística

Una buena gestión del transporte comienza por una correcta colocación de la mercancía. Gracia a esto evitaremos varias cosas, la primera es que el producto que estamos llevado se estropee y pierda su valor, la segunda es que debemos respetar las normas de seguridad, calidad y almacenamiento en materia de traslado, fijación y anclajes.

Esto se debe hacer por varios motivos, el primero es cumplir la ley y es que cada producto requiere de unas normativas de higiene y sujeción diferentes en cada caso. No es lo mismo llevar aparatos tecnológicos frágiles que productos textiles que tienen menos peligro de romper en caso de caídas o golpes. Lo mismo sucede en el caso de productos alimenticios como las frutas y verduras que deben de cumplir unas normas mínimas no sólo de transporte sino de respeto por la cadena de frío.

Además, los tiempos de carga y descarga se reducen si se hacen bien desde el principio por lo que es un ahorro de recursos de tiempo y dinero. Sin embargo, existe otra razón por la que todas las empresas de transporte deben tener cuidado a la hora de cuidar el traslado y movimiento de sus productos y mercancías.

Esto no es otro motivo que el peligro de sufrir una multa o infracción ya que según datos de la DGT el 22 por ciento de los vehículos y camiones dedicados al transporte profesional que colocan, sujetan y distribuyen mal la carga pueden estar involucrados en un accidente de tráfico con víctimas mortales. En resumen, colocar y prestar atención a la hora de cuidar la carga ayuda a evitar accidentes.

Y es que la Guardia Civil multó el año pasado por sujeción deficiente a un 7,5 por ciento de las infracciones puestas. Esta cifra aumenta, según estimaciones de los expertos del sector, a que los profesionales de la carretera en general descuidan este aspecto llegando a un total del 22 por ciento de los camiones que tienen accidentes relacionados con una mala colocación y que acaban con víctimas.

¿Qué evitamos con una buena colocación y sujeción de la carga?

El objetivo de una buena colocación, distribución y sujeción de la carga no sólo ayuda a bajar la siniestralidad sino también a evitar las infracciones derivadas de las Inspecciones Técnicas de Vehículos Comerciales por carretera que entró en vigor el pasado 20 de mayo del 2018.

Esta normativa consiste en que aumenta la responsabilidad de las sanciones sobre el titular y el conductor del camión o vehículo que incumple las normas. De esta forma, las multas pueden llegar desde los 200 a los 500 euros por una sujeción incorrecta a una mala distribución que acarrea el pago de hasta 4.000 euros.

Todo ello, dependiendo de la gravedad del asunto que puede derivar en la inmovilización del vehículo. Siguiendo la línea de evitar accidentes y muertes, España está intentando cambiar la regulación del sector con leyes que afectan directamente a la Inspección de Vehículos Comerciales con la creación de la ficha de estiba de mercancías en camiones.

La aplicación de estas normativas tienen como meta mejorar la seguridad en las carreteras, limitar el número de víctimas mortales, registrar las empresas que cumplen las normas y luchar contra la competencia desleal al asegurar un parque de camiones y negocios que cumplen la ley y tengan menos accidentes. Todo ello por supuesto también afecta y en gran medida a asegurar que el producto o mercancía sea entregado de forma que no sufra ningún percance.

Es decir, redunda en la calidad del servicio y de la entrega.

¿Cuáles son las ventajas de realizar una buena carga y distribución de la mercancía?

El orden y la gestión son fundamentales en logística, pero también en el camión y el transporte de la mercancía.

Antes comentábamos los beneficios de cuidar el transporte de los productos así cómo debemos cumplir las normativas de transporte de cada producto según sus requisitos. Todo ello está muy bien ya que evitamos multas, cumplimos y respetamos la ley, pero hay más puntos positivos si realizamos una buena carga y distribución de la mercancía.

A continuación, os explicamos las ventajas de una buena carga y distribución de la mercancía:
  • Ahorro de dinero y tiempo de descarga. Al colocar de inicio la carga en un orden correcto reduce las tareas administrativas y de costes de almacén al aprovechar mejor el espacio en el camión.
  • Mejor calidad y servicio. Saber gestionar correctamente la carga de un camión redunda en mejor servicio ya que evitamos que se dañe innecesariamente si la sujetamos bien para que no tenga golpes, ni caídas. De esta forma, el producto no se deteriora y llega en perfectas condiciones.
  • Flexibilidad en la entrega. Si repartimos la carga en función del destino, podemos hacer varios repartos en un mismo viaje.
  • El tiempo de espera se reduce.
  • La gestión inteligente de la carga ayuda a controlar mejor el stock.
  • Controlamos mejor el proceso de carga y descarga al tener en todo momento todo colocado y ordenado según prioridad de carga, almacenamiento o tiempo de entrega.

Elementos de sujeción de carga

El reparto de cada producto depende de sus características. Por ello y para sujetar la carga debemos hacer uso de diferentes elementos de sujeción de carga. Entre estos nos podemos encontrar con cintas, cierres, trinquetes, correas, palés, herrajes y ganchos para arrastrar o sujetar la mercancía. En el caso de los trinquetes se suelen usar para asegurar la carga de troncos de madera como pinos, eucaliptos, etcétera.

También se usan para piedras macizas como los bloques de granito, aunque son más grandes que las cinchas usadas en la madera. En ambos casos cumplen el mismo objetivo, sujetar la mercancía y evitar accidentes.

Además de lo anterior es necesario comprobar que las sujeciones industriales que usemos cumplan las medidas y normas europeas DIN 60060, VDI 2701 o EN 12195-2 en función de su sector o campo de aplicación. Otros elementos también pueden ser los flejes, los eslabones, tensores, torniquetes, tuercas, etcétera.

Cada tipo de anclaje dependerá de las dimensiones de la carga, el ángulo de amarre y otros valores como la fricción y la aceleración. Asimismo, nos encontramos soluciones de sujeción a medida, y trincajes flexibles pero no metálicos. Es el cargador el que tiene la obligación y la responsabilidad de estibar, sujetar y distribuir bien la carga.

En Aupatrans tenemos casi diez años de experiencia en un sector en pleno auge como es el del transporte internacional. Somos una empresa puntera en el transporte de frutas y hortalizas y sabemos el valor de la entrega de un producto tan sensible como son los alimentos perecederos. Por ello, respetamos las normas de carga y nos encargamos de que cada producto use los elementos de fijación y anclaje que  sean necesarios.

Esperamos que os haya gustado el artículo. Por supuesto, también podéis dejarnos un comentario o si lo deseáis también podéis compartirlo en redes sociales. Y recordad, en caso de que queráis seguir informados del sector de la logística y el transporte no dejéis de leer nuestro blog.