La vida comenzó en el agua y hoy continua siendo de suma importancia en la vida del ser humano. En especial, en sectores de suma importancia como los negocios y la logística y es que el transporte marítimo es la forma logística más usada para el comercio internacional. Por no comentar que la gran variedad de buques y barcos que se dedican a esta forma de transporte posibilitan transportar toda clase de mercancías bien sea en graneles secos o líquidos como en contenedores. Por todo esto, en el artículo de hoy vamos a contar cuántos tipos de transporte marítimo existen y cómo funcionan.

¿Qué es el transporte marítimo y cómo encaja en logística?

La logística es un arte practicado por el ser humano desde hace miles de año con origen en las actividades militares ya que en la antigüedad consistía en llevar las provisiones, personas, comida, ejército y todo lo que hiciese falta de un punto a otro. Esto derivó al mundo de los negocios y hoy en día consiste en la combinación de diferentes medios (gente, materiales, equipo, inventarios) necesarios para llevar a cabo todo el proceso de coordinación, transporte y almacenamiento de mercancías o productos de un lugar a otro.

Es decir, no deja de ser el movimiento de personas o suministros para que lleguen a un lugar en concreto en un momento definido. Precisamente, la importancia del punto de entrega, la hora de llegada, o sea la puntualidad, y el estado del envío son aspectos claves de la logística.

La combinación de medios y equipos dependen del producto, personas o equipos enviados así como su forma de transporte. Al inicio comentábamos la importancia del sector marítimo y es que a pesar de que en logística y la cadena de suministros existen diferentes formas de transporte, la vía marítima es la más numerosa por número de operaciones globales.

De hecho, la cifra es tan importante que hasta el 90 % de todo el volumen del comercio mundial se realiza a través del transporte marítimo. El mar conecta los cinco continentes y es una de las mejores formas para llegar a mercados tan lejanos como el asiático.

Además, la posibilidad de usar buques totalmente adaptados al producto (graneleros, portacontenedores, carga general, roll on y off, petroleros, gases licuados y cargas químicas) hacen que los costes se reduzcan y sea el método favorito para la mayoría de marcas y fabricantes en el caso de que no tengan otra opción.

Evidentemente, el transporte marítimo no es factible para realizar operaciones que se realicen entre países muy cercanos entre sí como ocurre en Europa. No es que no se hagan transportes vía marítima de un lugar a otro, sino que las ventajas del transporte marítimo es la unificación de grandes volúmenes de mercancías desde lugares muy lejanos.

La importancia del modo de transporte marítimo se estima en que las mercancías que pasan por los puertos de los países son enormes. En el caso de España la cifra ronda el 35 % del PIB de nuestro país con la friolera cantidad de 371.497 millones de euros aportados a la economía del país.

Diferentes modos de transporte marítimo

El transporte marítimo encaja en la logística y puede usarse para mover personas, pasajeros, o bien cosas, en este caso, cargas sólidas, gaseosas o líquidas. Aunque el transporte de personas por mar tiene menos peso e importancia por números a nivel global que el transporte de mercancías existe de forma significativa en forma de cruceros de turistas y en travesías de cortas distancias.

El transporte marítimo se engloba dentro del transporte internacional y tiene dos mercados, en régimen de fletes y en línea regular. Mientras los fletes o tramp es un tipo de navegación libre en el que dos partes, fletador y fletante, acuerdan el tiempo de plancha, que es el tiempo en el que un buque debe estar en puerto para realizar las operaciones de carga y descarga del fletamento o flete, es decir, la mercancía.

Este tiempo aparece en el contrato de transporte marítimo y también se conoce por los nombres de póliza de fletamento, o fletamento por viaje. Este tiempo comienza desde el instante en el que el armador informa al fletador que el buque está listo. bien sea para enviar o recibir mercancías. mediante un aviso de alistamiento.

Hay varios tipo de buque que se dedican al flete y son los siguientes:

  • Fletamento por viaje.
  • Fletamento por tiempo.
  • Fletamento a casco desnudo.

Por otro lado, el régimen de línea regular consiste en el transporte de contenedores y de carga general. Es ideal para transportar mercancías de más valor que el flete como son bienes de consumo o productos industriales (suministros, telefonía, productos electrónicos, etcétera). En este caso el contrato entre las partes se conoce por el nombre de conocimiento de embarque, en inglés, bill of landing o B/L.

Lo bueno de este sistema es que hace escalas frecuentes y garantiza la duración del servicio en el tiempo. Además, ofrece tarifas estables entre ambas partes. Hay dos tipos, FILO o free in line out, es decir la carga en el punto de origen se hace a cargo del cargador mientras que el LIFO o liner in free out, o sea, la carga de la mercancía corresponde al buque mientras que la descarga en destino es a cargo del consignatario o del dueño de la mercancía.

Beneficios del transporte marítimo:

Son los siguientes:

  1. Es adecuado para el transporte de toda clase de mercancías bien sean líquidas, sólidas o gaseosas.
  2. La relación coste-envío es relativamente barata y se mantiene relativamente estable en el tiempo en el caso de que sea en régimen de línea regular.
  3. Es una forma de transporte bastante flexible ya que existe una gran gama de rutas marítimas entre los distintos puntos de origen. Además, la existencia de las denominadas autopistas del mar favorecen este transporte y lo hacen más rápido.
  4. Es seguro y sostenible ya que contamina menos que otras formas como el aéreo o de mercancías terrestre siempre que los buques sean a gas. Pero en general, contamina menos.
  5. Permite mover grandes volúmenes de mercancías.

¿Cuál es la relación entre el transporte marítimo y el transporte de productos perecederos?

La planificación es fundamental en logística. Y más cuando las operaciones de traslado de mercancías se hacen en varias formas de transporte. En el caso del transporte marítimo es una vía totalmente segura para el traslado de grandes mercancías, sobre todo, alimentos y productos perecederos en un corto periodo de tiempo.

La combinación del transporte de productos perecederos con el transporte marítimo incrementa los tiempos de entrega entre países que no pueden acceder a mercados internacionales por otras vías. Por ejemplo, España exporta naranjas a otros países de Europa por dos vías, bien en barco hasta países como Italia o Grecia bien por carretera directamente hasta Europa central como Alemania o Austria o directamente en carretera desde los países donde llega por mar.

Lo bueno de la logística es que combina la forma más barata y rentable en tiempo para llevar a cabo el transporte y envío de un producto de un lugar a otro.

Esperamos que os haya gustado este artículo sobre la importancia del transporte marítimo en la logística y los tipos de modos de transporte. Si es ese el caso podéis compartirlo por las redes sociales y si queréis seguir informados del sector logístico seguir leyendo nuestro blog de logística y transporte.