La sociedad ha cambiado mucho en los últimos años gracias a las nuevas tecnologías como la digitalización que han cambiado el panorama laboral por completo. Todo esto unido a la mejora de las conexiones y comunicaciones marítimas, y áreas han abierto nuevas oportunidades de negocio para las empresas. Dentro de este papel la logística juega un papel fundamental ya que es imprescindible para prestar servicios y actividades como la entrega de productos entre empresas de distintos países. La logística es el mejor aliado para unir empresas, sin embargo, hay varias clases de logística y por tanto, es necesario saber cómo son y cuáles son sus características para así elegir la que mejor nos conviene.

¿Qué es la logística?

La logística es clave para las empresas. Sin control, ni pedidos, ni entregas de materiales es imposible realizar el trabajo. La logística ha cambiado y mucho desde sus comienzos, hace miles de años, sin embargo, en lo común sigue compartiendo una base que es mantener cierto orden a la hora de llevar a cabo todos los procesos en los que están envueltos la producción, la fabricación y la comercialización de los mismos.

La logística no es más que el nexo de unión entre la fabricación de un producto y el mercado o los clientes. Para salvar esa distancia física que separa la actividad productiva y el lugar de venta existe la logística. Piensa que la logística se lleva haciendo durante mucho tiempo y no consiste en otra cosa que planificar y gestionar los recursos de una forma óptima para llevar a cabo la entrega del producto desde su lugar de fabricación hasta el comprador.

Antiguamente la logística era practicada por los militares, pero pronto derivó a otros sectores como los negocios ya que estudiar la forma de colocar los productos y optimizar los tiempos de entrega es la mejor forma de asegurar la entrega de los mismos, y por tanto, augurar el éxito de los negocios.

La definición de logística según la RAE es la siguiente:

Conjunto de los medios necesarios para llevar a cabo un fin determinado de un proceso complicado.
En otras palabras, se trata de un proceso fundamental para el comercio al unir la producción y los mercados que están distanciados por el factor distancia y tiempo.

¿Cuántas clases de logística existen?

Si hablamos de logística empresarial debemos tener en cuenta que podemos hablar de diferentes enfoques, externo e interno, a la hora de cubrir el flujo de transporte desde el inicio (generalmente, producción) hasta la entrega (que suele ser el cliente o usuario final).

Esto deriva en dos clases de logística, la logística de distribución y la inversa. Mientras que la logística de distribución trata sobre los flujos y la distribución de los mismos como por ejemplo, el traslado de mercancías, la preparación de pedidos o cross docking, el almacenamiento, la actividad de los centros logísticos y el coste y calidad de las mercancías, la logística inversa se ocupa de todo lo que tiene que ver con los aspectos derivados en la gestión de la cadena de suministros del traslado de materiales desde el consumidor o consumidores hasta el productor o también los puntos de recogida, para su reutilización, reciclaje o posterior destrucción.

Esta clase de logística también se ocupa de realizar funciones como la recogida del producto en la casa del cliente en caso de insatisfacción, la reintegración del stock, el embalaje y el almacenaje. Las ventajas de la logística inversa es que ayuda a gestionar los retornos y así se ahorran costes en actividades que no son cubiertas por la logística. Pero además, incrementa el rendimiento de los servicios, mejora la calidad de los clientes al retenerlos y satisfacerlos, ayuda a reducir la huella de carbono y mejora el inventario y por tanto, los procesos logísticos y servicios.

¿Cuáles son las características de los procesos logísticos?

Dentro de las clases de logística también podemos hablar de procesos logísticos entre los que se incluyen los siguientes:

  1. Logística de aprovisionamiento.
  2. Logística productiva.
  3. Logística de distribución.
  4. Logística de producción.
  5. Logística ambiental.

La logística de aprovisionamiento se ocupa del control de suministros para que nunca se acabe el abastecimiento de producción. Para ello, hay que tener en cuenta factores como los inventarios, las clases de embalaje, la demanda del producto, la carga y los costes derivados de la cantidad de productos.

La clave de esta logística es optimizar los costes de almacenamiento y transporte, para ello hay que optimizar los recursos, las infraestructuras y tener sistemas de información actualizados.

La logística productiva se refiere a todo lo que tenga que ver con los procesos internos para la gestión de su abastecimiento de productos. La clave aquí es gestionar el flujo interno de los materiales necesarios para llevar a cabo el proceso de producción o producción. Por ejemplo, en una empresa de automóviles como Renault o Ford necesitan tener todos los elementos (asientos, techo, espejos, motor, accesorios, piezas internas, etcétera) para montar el producto, en este caso, automóviles y acabar todo en la misma cadena productiva.

La logística de distribución es la que se ocupa de trasladar el producto entre las empresas y el cliente. Esta parte es la relacionada con el transporte. Por ello, es necesario saber la clase de producto para adaptarse al mismo. Por ejemplo, en el caso del transporte de mercancías perecederas es imprescindible contar con camiones que tengan temperatura controlada para asegurar la calidad de frutas, hortalizas y verduras.

Por otro lado, la logística de producción se encarga de todo lo relacionado con la gestión y los procesos logísticos a nivel abastecimiento interno de una compañía. Es clave mejorar la eficiencia y calidad de los servicios para reducir los costes.

Finalmente, la logística ambiental se ocupa de la gestión de residuos y la reducción de la huella de carbono y la contaminación a la hora de realizar el transporte así como el reciclado de productos y la gestión correcta del retorno de productos obsoletos.

Esta división logística tiene cosas en común con la inversa ya que también trata del reciclaje y recuperación de envases, así como el tratamiento de embalajes y residuos tóxicos.

Además, existen otras divisiones como compras, almacenamiento, transporte, servicio al cliente y gestión de inventarios. En algunos casos se pueden incluir dentro las anteriores divisiones. Y es que a pesar de haber varias clases de logística, lo cierto es que es totalmente imprescindible para las empresas.

Si te ha gustado este artículo no dejes de leer nuestro blog, en el hablamos de noticias del sector del transporte y la logística. Y en caso de que necesites una empresa de transporte de temperatura controlada no dudes en ponerte en contacto con nosotros.