Cómo es la situación del transporte por carretera y Brexit y cómo afecta al sector logístico en general es lo que vamos a tratar en el artículo de hoy.

Brexit y la logística:

Hace poco más de 4 años que Reino Unido votó para abandonar la Unión Europea. En concreto, fue el 23 de junio de 2016 en el que se llevo a cabo el proceso conocido como Brexit. 

Durante los años que duró la votación hasta el momento efectivo de la retirada de Europa por parte de Gran Bretaña hubo un tira y afloja en forma de negociaciones de estos últimos para paliar los efectos económicos de su salida del Viejo Continente.

La salida oficial o Brexit (término que mezcla «exit» con «bre» de Britain) es la retirada del Reino Unido de la Unión Europea y se ejecutó el pasado 31 de enero de 2020.

Se trata de un hecho único ya que hasta el momento, Reino Unido ha sido y es el primer y único país que ha abandonado oficialmente la UE, tras 47 años de pertenencia al mismo.

En todo caso y aunque la salida parezca definitiva todavía se siguen manteniendo relaciones entre la UE y Reino Unido.

Estas relaciones bilaterales y acuerdos tratan de evitar los efectos del Brexit que pueda tener en materias tan importantes como la política, la industria, el sector servicios y por supuesto, el transporte y la logística. 

Entrando en materia de transporte el Brexit afecta a las cuatro principales áreas del sector logístico:

  • Transporte marítimo.
  • Transporte aéreo.
  • Transporte marítimo y de contenedores.
  • Transporte terrestre: mercancías por carreteras y transporte público.
  • Trenes y autopistas ferrocarriles.

¿Cuál es el status quo de los acuerdos comerciales del Brexit?

La opción más temida, un «Brexit duro», no se consiguió, pero tampoco ha sido un «Brexit blando» es decir que no se abandonase el Mercado Común y con ello todas las exportaciones e importaciones de la Unión Europea con UK.

El Reino Unido y la Unión Europea acordaron los pasados meses una liberalización arancelaria del 100% sin precedentes.

Esto significa que no habrá aranceles o cuotas en el movimiento de bienes que se produzca entre Reino Unido y la UE. Se trata de la primera vez que la UE negocia un acuerdo de este tipo con un antiguo socio comercial.

Y es que es una negociación de cuota cero de aranceles. Es decir, no habrá impuestos aduaneros. Este acuerdo comercial fue firmado el 30 de diciembre de 2020 entre la UE, la Comunidad Europea de la Energía Atómica y Reino Unido.

Se conoce como Acuerdo de Comercio y Cooperación entre la Unión Europea y el Reino Unido y ha entrado en vigor desde inicios de este 2021, justo cuando acababa el período de transición del Brexit.

Estas negociaciones duraron más de 8 meses y se permite el libre comercio de bienes y un acceso mutuo limitado al mercado de servicios. También se contempla la participación del Reino Unido en algunos programas de la UE.

Sin embargo, se terminan las siguientes condiciones:

  • Libre circulación de personas entre las partes.
  • Pertenencia del Reino Unido al Mercado Único Europeo y a la Unión Aduanera.
  • Participación del Reino Unido en la mayoría de los programas de la UE.
  • Cooperación entre la UE y el Reino Unido en materia de aplicación de la ley y seguridad, defensa y política exterior.

De esta forma las relaciones de ambos se ven afectadas, aunque no tanto como parecía inicialmente o hace un par de meses.

Esto no quita que la actual situación del transporte por carretera y Brexit provoque efectos colaterales entre los más afectados como son los trabajadores y transportistas.

Transporte por carretera y Brexit ¿cómo está afectando la nueva situación?

Como consecuencia de un nuevo escenario, el transporte por carretera se ha visto afectado parcialmente durante estas últimas fechas. La situación se ha complicado por el coronavirus y una nueva cepa británica más peligrosa que la actual que ha llegado al Viejo Continente.

Los países fronterizos con Reino Unido, especialmente, Francia a través del túnel del Canal de La Mancha o Eurotúnel ha paralizado las fronteras para evitar la llegada de personas de Reino Unido y evitar esta nueva cepa.

Para ello, ha tenido bloqueado a camioneros durante las semanas de Navidad, todo un problema para muchos trabajadores que les ha impedido pasar las fiestas con sus seres queridos.

En este momento, parece que la situación de hace un par de semanas se ha estabilizado y el transporte entre ambos países se ha normalizado.

La nueva situación del Brexit, sin embargo, junto a la parálisis económica de muchos países por el coronavirus está provocando una inflación y el aumento de los bienes y envíos en el sector del transporte.

Sin embargo, aún es pronto para hablar de los efectos económicos a pocas semanas de iniciarse el nuevo acuerdo. Sin duda, habrá que esperar para ver si este aumento de precios afecta a las empresas británicas en un futuro próximo.

¿Cuál es la parte perdedora de este acuerdo?

Productos como los neumáticos, las piezas de repuesto y los vehículos posiblemente sean algunos de los que más sufran los aumentos de precio que tendrán que ser costeados por las industrias británicas.

En este sentido, Reino Unido es la gran perdedora de un acuerdo que aunque no va a hacer desaparecer el comercio entre ambas partes, sí podrá afectar a las cadenas de suministro al tener que obligar a los camiones en largas colas para pasar la aduana.

Que no tengan que pagar, no significa que no tengan que parar. Y el tiempo es un factor sumamente importante en la logística. En especial, en las entregas y los presupuestos.

De esta forma, se estima que el número de camiones que sigan pasando entre ambos países sea suficiente, pero con un mayor tiempo para cruzar las fronteras.

Por ello, la importación de bienes de la UE a Reino Unido será un poco más difícil que antes. Los bloqueos burocráticos no son tan importantes de haber sido un «Brexit duro», pero la circulación de vehículos pesados por carretera no será tan fluida como antes del acuerdo.

Controles y acuerdos

Los controles dependen de los permisos y los camioneros siguen trabajando como siempre, aunque van más lentos. No obstante, la recomendación es que las empresas deben estar preparadas por si vuelve a ocurrir una situación como Navidades.

Aún habiendo un acuerdo temporal entre la UE y Reino Unido no hay que olvidar que esta nueva situación deja al antiguo socio comercial fuera de la Unión y con unas fronteras que hay que superar aunque no se pague por pasar. 

En cualquier caso, se trata de una situación temporal y habrá que esperar a ver cómo evoluciona durante los próximos meses. Esperamos que hayáis entendido este análisis del transporte por carretera y Brexit y estéis atentos a las noticias para ver qué ocurre.

Como siempre desde AupaTrans os tendremos informados de las noticias más relevantes del sector del transporte en nuestro blog logístico.