¿Cómo afecta el coronavirus a la logística y el transporte de mercancías? ¿Cómo la paralización de la actividad económica afecta a estos sectores?

Estas y otras preguntas las trataremos de resolver en el artículo de hoy en el que hablaremos de las consecuencias económicas del coronavirus en determinados sectores, en especial, la logística y el transporte de mercancías.

¿Cómo afecta el coronavirus a la logística y el transporte de mercancías?

El coronavirus nos ha cambiado la vida y la forma de relacionarnos debido al confinamiento en casa durante un mes y las medidas casi draconianas para evitar su expansión.

Esto se debe a que muchas actividades industriales como la automoción, el turismo, los hoteles, el calzado o la industria textil, entre otros, se han visto paralizadas parcial o totalmente a consecuencia de la pandemia.

Otras actividades como el transporte y la logística son totalmente necesarias no sólo para que no se vea lastrada la economía del país sino para seguir abasteciendo los supermercados y haciendo envíos a la población.

El objetivo es que continuemos con nuestra vida en la medida de lo posible aunque sea encerrados en casa. Sin embargo, no podemos negar que los efectos del coronavirus han llegado a la logística y el transporte de mercancías. 

Teniendo en cuenta que el trasporte de mercancías implica el envío de productos desde su origen o fabricación hasta el destino final obliga a que la mercancía pase por diferentes países y se usen diferentes medios para su traslado.

Esto implica que el transporte de mercancías se realice por diferentes vías como el transporte marítimo mediante las navieras, el transporte de carretera, las autopistas ferroviarias o el transporte aéreo. 

Es decir, tanto camiones como trenes, aviones o barcos son los principales medios que usa el transporte de mercancías. El transporte marítimo es el que más volumen mueve en cuanto a toneladas se refiere a nivel mundial.

El transporte por mar, el medio de transporte más usado en el planeta

De hecho, se estima que alrededor del 90 por ciento de los productos que se mueven en el mundo vienen de Asia, o lo que es lo mismo China, vienen a través del mar en contenedores y barcos.

A pesar de que muchas fronteras están cerradas el envío marítimo no se ha visto paralizado ni afectado tanto como el transporte terrestre.

Esto se debe a que los productos que siguen llegando por mar se siguen enviando a través del transporte terrestre. Sin embargo, no podemos olvidar que el transporte por carretera también depende de los productos y alimentos que se realizan en el país.

La cantidad de estos productos sí se ha visto afectada y reducida a mínimos, sobre todo, aquellos productos que vienen de sectores que sí están paralizados como el textil o la automoción.

Distribución y alimentos, los sectores menos afectados

Obviamente, tenemos que seguir comiendo y acudir al supermercado para comprar por lo que las empresas de logística que se dedican al transporte de alimentos perecederos y comida no pueden permitirse el lujo de parar su actividad.

Todo lo contrario, es totalmente necesaria, en especial, en estos momentos de necesidad. Y es que sectores como el campo, la agricultura, la alimentación o la distribución no pueden permitirse el lujo de parar su actividad.

Es más, la necesitamos. A pesar de que el impacto económico se ha cebado en sectores dependientes de la cadena internacional de suministros como la electrónica, el textil o el calzado, los alimentos y suministros se deben seguir distribuyendo a escala nacional y regional.

Evidentemente, el consumo se ha visto afectado y las compras en los supermercados tienen productos que escasean como el papel del baño o la cerveza.

Sin embargo, las grandes superficies como Mercadona, El corte Inglés o Dia no han detectado un cambio en la forma de alimentarse de los españoles.

Es decir, la lista de la compra se mantiene casi igual a los momentos previos al coronavirus. Todo esto indica que seguimos comprando comida de forma parecida, esto hace que las necesidades alimentarias sigan siendo casi las mismas.

Envío de carne, pescado, frutas y verduras

La actividad pesquera, las empresas cárnicas y lácteas siguen trabajando igual por lo que sus productos siguen llegando a las cadenas de suministro.

Es posible que el ritmo de algunos productores sea menor por la reducción de personal o por que escasee algún material, pero en líneas generales no se espera el colapso o ver que los supermercados están desabastecidos.

Todo ello a pesar de que se puedan ver en muchas ciudades lineales o baldas vacías en algunos supermercados y tiendas de determinados productos. En especial, el papel del baño, los geles de limpieza, guantes y mascarillas. Y es que la actividad comercial de la alimentación sigue activa y es totalmente necesaria.

Las empresas logísticas y las compañías de alimentación ocupan un papel fundamental en la cadena de suministros. Ambos sectores y actividades son básicas para el desarrollo de nuestras vidas.

Todavía es pronto para calcular los efectos económicos a gran escala a nivel nacional y en todos los sectores, pero el envío de alimentos de primera necesidad como la carne, el pescado, los lácteos, frutas y verduras no se detiene. 

De hecho, son momentos ideales para aprovechar el tiempo con la familia, comer de forma saludable y para conversar alrededor de un plato de comida.

Y para ello, tenemos varias formas, bien sea yendo al supermercado a comprar lo básico e imprescindible o bien hacerlo de forma online a través de plataformas como Amazon o directamente a través de distribuidores y cadenas de supermercados.

Lo bueno es que ellas se ocupan de ponerse en contacto con los distribuidores y mandarnos los productos a nuestra casa, lo malo es que el envío estos días puede que tarde un poco más en llegar ya que mucha gente prefiere usar este sistema para no salir de casa y contagiarse.

En todo caso y sea el sistema elegido, desde Aupatrans os animamos a no salir de casa salvo para lo mínimo e imprescindible y que utilicéis estos momentos para comer en familia, descansar en la medida de lo posible y seguir consumiendo alimentos frescos como verduras y hortalizas.