Sostenible, eficiente, ecológico o ambiental son términos que están de moda y se aplican a diferentes sectores, logístico incluido. A pesar de ser parecidos, tienen diferencias, por ello, hoy nos vamos a centrar en la logística ambiental o ecológica, cuáles son las diferencias con la logística sostenible y porqué deberías tener ambas en cuenta.

Logística ambiental o ecológica: ¿qué es?

¿Qué entendemos por logística? La logística incluye muchos aspectos de una empresa. En concreto de casi todo lo que ocurre en el interior de una organización ya que cubre áreas como la compra y entrega de materias primas, el embalaje, el envío y el transporte de mercancías a los distribuidores, por citar unas cuantas.

En este sentido, es importante destacar que uno de los objetivos más importantes de la logística es ofrecer mejores servicios de calidad, coste, reparto y coste.

No en vano, la misión de la logística es conseguir una óptima gestión del tráfico y envío de todo tipo de materiales entre proveedores y empresas.

En otras palabras, la logística ayuda a contribuir y mejorar la rentabilidad y productividad de una empresa ya que abarca todo el sistema productivo al incluir a casi todos los sectores y áreas.

En este sentido, la logística no debe verse como un proceso global y no algo aislado. Esta visión global permite generar valor para la empresa y los clientes ya que tenemos mayor capacidad de respuesta y adaptación al mercado.

Intentar colocar los productos o bienes en el momento adecuado en el momento preciso requiere de unas excelentes condiciones de servicio, coste y calidad. A mayor rendimiento, menor coste y más margen de beneficio obtiene la empresa.

No obstante, para ello hay que medir, planificar y gestionar los diferentes procesos y actividades. Esta planificación se puede usar tanto para mejorar el rendimiento económico como el impacto ecológico de las actividades logísticas.

En este sentido, la logística eficiente nos ayuda a optimizar y mejorar la gestión en la cadena de suministro. Sin embargo, aunque esta forma de actividad logística es una ventaja competitiva y tiene ventajas como contaminar menos o reducir combustible no abarca todos los apartados que sí incluye la logística ambiental.

En otras palabras, la logística eficiente y la ambiental o ecológica comparten la característica de contaminar menos. Esto es importante ya que, aunque ambas se parezcan, no son lo mismo.

La logística ambiental se puede definir como los intentos de medir y minimizar el impacto ecológico de las actividades logísticas. Aquí se incluyen todas las actividades empresariales que van desde la entrega y transporte a los flujos de producción, compras y embalaje.

Eficiencia y medio ambiente, he ahí el dilema

Como comentamos en el apartado anterior, la logística eficiente y la ambiental tienen en común que ambas quieren contaminar menos. Sin embargo, el aspecto más importante para la logística eficiente es la productividad y la reducción de costes.

Es decir, se intenta reducir combustible ya que contamina menos, no se busca la mejor forma de contaminar. Este último objetivo es el de la logística ambiental ya que preocupa más el medio ambiente que la eficiencia. 

Hay que entender ambos aspectos ya que el impacto ecológico que origina la actividad del transporte es en gran medida responsable del cambio climático y el aumento de la temperatura en el planeta.

Esto se debe a que el transporte de camiones y vehículos emite todos los años miles de toneladas de gases de efecto invernadero que calientan la atmósfera. Se estima que el transporte es responsable de más del 50 % de las emisiones de NOx y que contribuye en gran medida a las emisiones de otros gases contaminantes. 

Solo en Europa el transporte por carretera representa más del 70 % de las emisiones de gases efecto invernadero. Hace 2 años, en 2018 las emisiones de este sector en el Viejo Continente alcanzaban la cifra de 786 billones de toneladas métricas de CO2.

Lo peor de todo es que esta cifra ha aumentado hasta un 27 % con respecto a hace más de 30 años. Este aumento ha provocado una gran preocupación en el mundo empresarial, profesional y político.

Organizaciones y países ya están tomando medidas como el pacto verde o New Green Deal. Este pacto consiste en una serie de medidas que tienen como objetivo minimizar el impacto de la contaminación en el medio ambiente para reducir la temperatura del planeta.

Uno de los ejes sobre los que gira este acuerdo es el transporte. La Unión Europea va a involucrar a ciudadanos, organizaciones y países para que sea el primer continente neutro desde el punto de visto climático para 2050.

En otras palabras, Europa intenta implementar la logística ambiental a marchas forzadas. Sin embargo, de aquí a 2050 aún queda mucho tiempo y muchas empresas prefieren eficiencia a contaminación.

Sostenible o ambiental, no son lo mismo

Esto no está mal del todo, ya que contaminar menos no es algo que se consiga de la noche a la mañana y en muchos casos no es fácil de conseguir. Algunas organizaciones ven más factible ser eficiente ya que a largo plazo les permite ser ecológicas.

En este sentido, la batalla librada entre eficiencia y productividad contra menos contaminación no es un problema ya que se compenetran entre sí. Aquí también se puede incluir la logística sostenible.

De hecho, el futuro de la logística pasa por adoptar medidas sostenibles, pero antes hay que tener en cuenta las diferencias entre sostenibilidad, eficiencia y medio ambiente.

Como hemos dicho la eficiencia busca el mejor rendimiento, productividad y coste económico. Por otro lado, la sostenibilidad busca mantener un equilibrio entre la producción y la contaminación.

Finalmente, debemos recordar que la logística ambiental intenta contaminar menos incluso aunque eso signifique un mayor gasto. De ahí que la clave sea intentar ser sostenibles.

El transporte eficiente y sostenible es lo ideal ya que abarca lo mejor de la logística ambiental y la productividad. Últimamente, las empresas se han dado cuenta de la importancia de estos aspectos y están invirtiendo en innovación y cultura de empresa mediante acciones como la responsabilidad social.

Los clientes y proveedores demandan estas medidas y también están dando ejemplo. Y es que la sostenibilidad, la eficiencia y lo ambiental no están reñidos entre sí. Todo lo contrario. 

Esperamos que os haya gustado este artículo sobre la importancia de la a logística ambiental o ecológica y las diferencias con el transporte ecológico y sostenible. 

Si queréis seguir informados sobre el mundo de la cadena de suministro y transporte no dejéis de consultar nuestro blog logístico ya que en él publicamos las noticias más importantes de este mundillo.