No es lo mismo el transporte de productos perecederos como son las patatas que llevar teléfonos móviles. Y es que las características de cada producto es uno de los factores más importantes a la hora de preparar la cadena de suministro y acondicionar las fases logísticas para que la entrega del producto se haga de forma correcta, aunque sobre todo, llegue en el momento preciso y en las condiciones deseadas, contribuyendo lo máximo posible a la rentabilidad.

Objetivos principales de la logística

Las empresas dedicadas al mundo de la logística tienen como objetivo transportar toda clase de productos, sean bienes o servicios, en el momento y lugar preciso y con unas condiciones que reduzcan los costes y mejoren la rentabilidad. Y es que desde la antigüedad, el ser humano ha usado la logística como herramienta fundamental para labores comerciales, empresariales y militares.

Esto ha sido así ya que, por norma general, los productos que la gente necesita y desea no los tiene a mano ya que no están accesibles en su país o área de población y es necesario transportarlo para su consumo. Para ello se recurre a la logística ya que cubre todo el proceso de coordinación y movimiento necesario de recursos materiales, de personas, inventarios y equipo para cubrir las distancias y transportar el producto desde el origen hasta el destino final, es decir, el usuario.

La logística está compuesta por las siguientes funciones; inventario, producto, materiales, medio de transporte, órdenes, almacenamiento y gestión. La logística es de suma importancia ya que influye muchos aspectos del negocio al coordinar tantos aspectos como son compras, ventas, transporte, fabricación y transporte, entre otros.

Según la RAE:

La logística es el conjunto de métodos y medios necesarios para llevar a cabo la organización de una empresa o servicio, en especial, los de distribución. 

No en vano, las empresas dedican ingentes cantidades a asegurar que sus productos lleguen a sus clientes gracias a la logística. Pero es que además, si los consumidores no reciben sus productos éstos consumirán menos y la satisfacción baja.

En resumen, la logística es fundamental para aumentar la rentabilidad de las empresas y mejorar las ventas, atraer clientes y garantizar el éxito o fracaso de sus operaciones ya que tiene un gran impacto empresarial al afectar a tantos aspectos del mercado laboral.

Características del transporte de productos perecederos

Transportar el producto desde el origen hasta el destino final es una de las funciones de la logística, pero como comentábamos antes todo depende de la clase de producto que se quiera hacer llegar al cliente. Y es que no es lo mismo transportar seres vivos como gallinas, cerdos y aves, que realizar transporte de productos perecederos o artículos tecnológicos o mercancías e inmobiliario.

El transporte de productos perecederos tiene unas características específicas que hace que haya que tener cuidado a la hora de realizar operaciones que tengan que ver con factores como los inventarios, la clase de producto, los materiales necesarios para operar, qué clase de medio de transporte usar, las órdenes y trámites necesarios, y el lugar de almacenamiento y gestión del producto.

Es decir, el producto afecta a todas las fases operativas de la logística. Por ello, es de vital importancia conocer sus características para poder tratar el producto, así como gestionarlo eficientemente y almacenarlo para que conserve sus propiedades y estado.

Características de los alimentos perecederos

Los alimentos están formados en su mayoría por compuestos bioquímicos comestibles que derivan de fuentes vivas, tales como animales y plantas. El problema de su composición es que al estar constituido por agua, hidratos de carbono, proteínas y elementos de origen mineral çestos deben ser tenidos en cuenta a la largo de la cadena de suministro.

La secuencia de etapas y operaciones que deben pasar los productos son los siguientes: procesamiento, distribución, almacenamiento y manipulación de un alimento y sus ingredientes. Y es que no solo abarca desde la producción primaria, sino hasta el transporte para su consumo final. Aquí es donde entra en juego la logística ya que una de sus funciones es que las personas que consuman los alimentos que se transportan y finalmente se comen sean inocuos y aptos para el consumo humano.

De ahí que haya que tener cuidado con el deterioro de los alimentos perecederos, ya no sólo por las pérdidas económicas que acarrean, sino porque un mal manejo de los mismos afectaría negativamente al comercio y la confianza de los consumidores.

El problema es que los alimentos perecederos pueden venir de casi cualquier parte del planeta gracias al transporte internacional. Sin embargo, los hábitos y buenas prácticas logísticas deben ser iguales en Europa, que en China o Sudamérica.

Condiciones y temperaturas de transporte

La temperatura de transporte de los productos frescos debe ser respetada en cada caso y usar vehículos especializados que respeten la cadena de frío en cada momento. Para saber con detalle las condiciones y temperaturas de transporte puedes ver este post acerca del transporte de productos frescos.

Además, es necesario mantener en buen estado los alimentos perecederos como verduras y frutas. Estos comienzan a deteriorarse por condiciones como la temperatura, la humedad o la presión. De ahí que su transporte y gestión debe mantener un envío que respete la fecha de consumo para evitar que se descomponga y no valgan para la venta.

La mejor opción para conservar los alimentos perecederos es usar un transporte flexible como los camiones refrigerados que permiten mantener a los alimentos en un entorno controlado y protegido gracias al frío y las bajas temperaturas. Además, el control del ambiente gracias a mantener la temperatura correcta para cada clase de alimento.

Por ejemplo, para alimentos como carne, aves o mariscos congelados es conveniente respetar la cadena de frío y conservar estos alimentos en torno a los -18 grados en todo el proceso logístico. Por otro lado, todos los alimentos cocinados se consideran como alimentos que caducan o perecederos incluso aunque deben mantenerse a temperaturas de refrigerador o congelador.

Existen otra clase de alimentos semi perecederos como frutos secos, tubérculos y vegetales, como las gramíneas, en las que es necesario mantener cierto control del aire y la calidad del mismo para retrasar la descomposición.

La responsabilidad de las empresas logísticas en el transporte de productos perecederos

Las compañías logísticas deben cumplir los siguientes principios de responsabilidad, en especial, en el transporte de alimentos perecederos.

  • Asegurar el transporte para proporcionar alimentos que sean inocuos y aptos para el consumo.
  • Asegurar el embalaje y el empaquetado, en especial, a la hora de transportar productos hortofrutícolas.
  • Mantener la confianza y el buen estado de los alimentos comercializados a nivel internacional, local y nacional.
  • Garantizar que los alimentos llegan en buen estado y aptos para el consumo.
  • Formación en los trabajadores y realizar programas de educación en materia de salud, manejo y transporte.
  • Proteger a los consumidores de las enfermedades o daños causados por los alimentos en mal estado. Para ello deben respetar unas normas y políticas

Finalmente, no todos los alimentos son perecederos, un ejemplo, es el de alimentos como harinas, pastas, azúcar, el aceite o el café que apenas necesitan un control de la temperatura ya que se estropean por una mala gestión o manejo de los mismos, es decir, no se ven alterados por modificaciones de la temperatura, la presión o la humedad.

Si necesitas contar con una empresa de logística especializada en el transporte de productos perecedero, ¿por qué no nos pruebas? En Aupatrans somos expertos logísticos especializados en el transporte internacional, sobre todo, en el ámbito del transporte de frutas y hortalizas procedentes del sureste español.