En el artículo de hoy nos centraremos en los desafíos logísticos en tiempos de pandemia y daremos algunas oportunidades y claves para superarlos.

El coronavirus ha mostrado las debilidades y fortalezas de la industria logística que necesita reforzarse para superar los retos a los que se enfrenta. Precisamente, la pandemia ha puesto de relieve la importancia de un sector vital para afrontar el confinamiento y avanzar en esta crisis. 

Desde la escasez de material como la obtención de equipos de protección individual y EPIs para personal médico, entre los que se encuentra el envío de mascarillas, hasta la reposición de existencias en los supermercados se ha visto que la logística es clave en nuestra sociedad y economía.

Por otro lado, las limitaciones que ha sufrido debido a una menor capacidad de envíos terrestres y marítimos ha hecho que muchos negocios y particulares hayan tenido que cambiar sus costumbres, ajustarse, improvisar e innovar tan rápidamente.

Por ejemplo, la compra online ha aumentado y se ha apreciado un rápido cambio de la compra en tienda al comercio electrónico. Sin embargo, a pesar de estas modificaciones el sector del transporte y la logística se enfrenta a desafíos y la búsqueda de nuevas soluciones para superarlos.

A continuación, os contamos cuáles son los retos a los que se enfrenta la logística por el coronavirus y algunas claves para entenderlos y superarlos.

Oportunidades y desafíos de la logística en tiempos de pandemia: ¿cómo superarlos?

Los números y los expertos apuntan a que la logística a nivel mundial ha subido sus ventas, en especial, durante el primer trimestre de este año. La principal razón de este asombroso crecimiento del volumen de comercio es la actual pandemia de Covid-19.

Sin embargo, la economía mundial ha padecido un estancamiento que ha llegado a la cadena de suministro. Esto ha provocado desafíos logísticos en tiempos de pandemia que necesitan una respuesta coordinada.

Tras las pérdidas económicas sufridas por los gobiernos y empresas, los proveedores y fabricantes buscan medidas para ajustar sus pedidos y enfrentarse a las complicaciones y restricciones de las fronteras causadas por el coronavirus. 

Limitaciones del transporte aéreo y marítimo

El sector turístico ha sido uno de los más afectados por la pandemia al sufrir las cancelaciones de vuelos en muchos países. Algo parecido ha sucedido en el mundo del transporte y la logística.

Afortunadamente, el sector logístico tiene otras vías para realizar los envíos y transportes. Por otro lado, las restricciones al tráfico de mercancías son menores que en el caso del transporte de pasajeros.

Además, con la mayoría de aviones en tierra y multitud de vuelos cancelados, el mercado ha tenido que hacer frente a la escasez de suministros y desviar los pedidos mediante el transporte marítimo

El problema es que la vía marítima no ha podido mantener la demanda del mercado. A esto se le suma un mayor retraso a consecuencia del aumento del nivel de las medidas de protección.

Por ejemplo, las inspecciones sanitarias más estrictas sólo han provocado más retrasos.

Desde siempre, el mar ha sido una vía económica más barata que la carretera u otras vías como la entrega puntual. Con apenas nada que transportar, los puertos siempre ocupados sirven ahora como puertos de atraque para muchos buques de carga.

La logística hortofrutícola se enfrenta a la crisis

La crisis ha tenido un enorme impacto en las economías de todo el mundo, y la demanda de frutas y verduras frescas ha cambiado.

En Europa y en España, el mercado de frutas y hortalizas frescas, saludables y menos perecederas, sigue funcionando relativamente bien.

Sin embargo, las cadenas de suministros tienen el problema de que no hay suficientes trabajadores para cosechar los cultivos. Esto ha provocado, en parte, el aumento de precios en envíos y costes en torno a la logística internacional.

A ello, se le suma la ineficiencia ya que muchos pedidos no se completan del todo.

Esto ha reforzado el punto de vista de que la forma en cómo producimos, comerciamos y organizamos nuestras cadenas de suministro debe cambiar si se quiere minimizar problemas a corto plazo y preparar nuestro negocio para el tiempo posterior a la crisis.

También ha aumentado la demanda de productos locales, como alimentos y suministros médicos que requieren transporte. Todo esto ha provocado que el sector del transporte, en especial, los camioneros, hayan tenido una sobrecarga de trabajo.

Los camioneros están saturados

En un intento por satisfacer la demanda interior, muchas empresas de logística han terminado por sobrecargar de trabajo a los conductores.

Esto satura a los camioneros, a los cuales se les exige cada vez más trabajos y tareas. 

A esto se le suma que los clientes piensa que sus productos van a aparecer mágicamente en su puerta. Además, los consumidores también se enfrentan a retrasos debido al aumento de los controles sanitarios en las fronteras.

Estas medidas de cuarentena y distanciamiento social son comunes en la mayoría de países como un intento para frenar la propagación del virus. Como consecuencia las fronteras están cerradas y el envío de materia prima ha tenido que paralizar muchas de sus operaciones.

Escasez de mano de obra y de personal

Con la oferta y la demanda limitadas, la mayoría de las empresas han recurrido a la reducción de sus plantillas o tener que solicitar un ERTE para paliar los gastos y pérdidas económicas.

Como resultado, la escasez de mano de obra en el nivel de fabricación y suministro supone un problema en el sector logístico y la entrega de bienes.

Entregas más seguras para los empleados y los clientes

A todo lo anterior se le suma que las empresas y centros logísticos han tenido que cumplir y respetar las medidas de seguridad del Covid-19 para evitar su propagación.

Entre estas medidas se incluyen:

  • Respetar la distancia de seguridad, así como obedecer las instrucciones dadas por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. 
  • Obligatoriedad de uso de guantes y mascarillas.
  • Conocer y cumplir las medidas de protección que ha adoptado nuestra empresa.
  • Realizar limpiezas a menudo de la ropa de trabajo y del camión.
  • Mantener la distancia con los clientes y alentar el pago online. 
  • Respetar las medidas de seguridad y las instrucciones.
  • Hacer seguras las entregas. 

Soluciones a los retos logísticos

  • Transformar la última milla. Las soluciones de entrega de última milla sin contacto han sido cruciales durante estos meses que llevamos desde que empezó la pandemia. Si tenemos en cuenta que la última milla representa el 30% de los costes, su optimización es clave. Uno de los desafíos logísticos en tiempos de pandemia es que los minoristas deben posicionar mejor sus productos para reducir el recorrido de los mismos y aumentar los volúmenes de la última milla.
  • Usar otros canales de transporte. Por ejemplo, muchas compañías aéreas han rediseñado sus aviones de pasajeros para actuar como aviones de carga. Así, mantienen el trabajo de sus empleados y conservan parte de los beneficios. En este sentido, cada vez hay más servicios especializados para atender a las necesidades de las empresas de transporte. 
  • Colaboración con los proveedores para superar los desafíos logísticos en tiempos de pandemia. Por ejemplo, la mayoría de los fabricantes han acordado compartir los costos de almacenamiento de los contenedores durante los envíos. Este esfuerzo conjunto permite que se pueda seguir trabajando, incluso con bajos volúmenes de trabajo. 
  • Usar la tecnología. Un ejemplo claro es el uso de lo digital para hacer reuniones y eventos online. El uso de este tipo de soluciones tecnológicas permite reducir los costes y seguir informado de las novedades del sector. Un ejemplo de estos eventos es el evento, Fresh Food Logistics The Summit, una feria digital organizada por Alimarket sobre la logística del frío que se celebra online.
  • Mejor información y conocimiento de los consumidores. Las principales empresas de logística están utilizando tecnologías conectadas para reunir y compartir datos en tiempo real a fin de ayudar a los conductores a reducir el consumo de combustible y a conducir con seguridad.

Sin duda, los desafíos logísticos en tiempos de pandemia son muchos y el sector del transporte es un protagonista clave para salir lo antes posible de esta crisis.

Lo que parece claro es que los cambios en los hábitos de compra de los consumidores han cambiado y parece que han llegado para quedarse.

Por ello, los proveedores y transportistas deberán optimizar y automatizar todo lo que sea posible, así como colaborar entre ellos para operar de manera segura, eficiente y preventiva.

Así, y a la espera de la llegada de una vacuna y la vuelta a la nueva normalidad, el movimiento seguro y eficiente de mercancías es la clave de la recuperación económica del sector. 

Esperamos que os haya gustado este artículo y haber respondido a la pregunta cuáles son los desafíos logísticos en tiempos de pandemia que hay que superar. Como siempre os esperamos cada semana con un nuevo artículo en nuestro blog de logística