Qué son y qué usos tienen los contenedores refrigerados o reefer es el tema que vamos a hablar en el artículo de hoy.

El principal objetivo de la logística es transportar y mover mercancía, así como ocuparse de su transporte, mantenimiento y asegurarse de que esta llega en perfecto estado además de ser un servicio puntual y sin retraso.

Para asegurarnos que la mercancía llega en buen estado, se debe hacer uso de contenedores y recipientes específicos para guardar y almacenar objetos o mercancías según sean sus necesidades y características.

Por ejemplo, no es lo mismo mover aparatos electrónicos que no necesitan conservar el frío que transportar comida.

En el caso de la electrónica es necesario evitar que los objetos estén en contacto con la humedad, en el caso de los alimentos éstos necesitan frío constante.

Y es que seguro que te suenan términos como fecha de caducidad, el consumo preferente y la cadena de frío y la importancia de no romperla.

Sin embargo, esta no es la única característica que necesitan. Por ello, para almacenar y mover alimentos refrigerados se hace uso de contenedores especiales o reefer.

¿Qué son los contenedores refrigerados o reefer?

La mayor dificultad de la mercancía es conservar sus características y respetar sus condiciones durante todo el proceso de transporte.

En especial, durante la carga y descarga que es cuando la mercancía está más expuesta a los cambios de temperatura ambiente.

Por ello, los medios y equipos usados en logística y transporte deben asegurar de conservar las condiciones que necesita la mercancía en todo momento.

En el caso de alimentos y mercancías perecederas es necesario recurrir a contenedores refrigerados para respetar el frío.

De hecho, en el caso del transporte de temperatura controlada o que necesita soporte frigorífico es necesario contar con frigoríficos para la exportación de frutas y hortalizas así como todo tipo de alimentos para mover tanto por transporte marítimo a Europa, como a otros continentes o por vía terrestre.

Para ello, se hace uso de contenedores marítimos/terrestres refrigerados que luego se colocan directamente en los camiones para el transporte terrestre o bien en el tren para mover en las autopistas ferroviarias.

Estos contenedores refrigerados o conocidos como reefer sirven para controlar en todo momento la temperatura de la mercancía y realizar un seguimiento detallado de la misma.

Lo normal es que lleven unos sensores para regular el equipo de frío y monitorización GPS para saber dónde están en cada momento.

Así, se asegura que son capaces de mantener la temperatura hasta cifras bajo cero, hasta un máximo de 60 grados bajo cero, aproximadamente.

¿Qué tipo de mercancía llevan los contenedores reefer?

Dependiendo de los alimentos se puede adaptar la temperatura que puede ir desde los -65 a los 40 grados.

Lo normal es que para alimentos ronden entre los -20 y los 4 grados que necesitan los productos lácteos refrigerados como la leche y quesos.

Si quieres conocer un poco más cuáles son las características del transporte de productos y alimentos frescos consulta este artículo donde os explicamos los detalles en profundidad. 

Estos contenedores los usan todo tipo de compañías y navieras, no sólo las importantes como son: la francesa CMA, la italiana MSC, la danesa Maersk, también el resto de pequeñas compañías y operadores internacionales para mover alimentos de un sitio a otro.

Los contenedores suelen contar con un equipo propio de generación de frío y están diseñados para el transporte terrestre y marítimo (los contenedores se suelen mover del barco a los camiones o al tren) de carga que requiera temperaturas constantes sobre bajo cero.

Un claro ejemplo de la mercancía que se mueve en estos contenedores son alimentos refrigerados como leche, refrescos, frutas y hortalizas, y alimentos frescos como carne o pescado.

Características técnicas de los contenedores refrigerados

Además de contar con un equipo capaz de generar frío en todo momento 24/7 estos contenedores suelen tener unas características especiales de tamaño, materiales y equipamiento para generar el frío como para mantenerlo en todo momento.

  • El tamaño de los contenedores de frío tiene unas medidas de 5,4 metros de largo y ancho de 2,226 metros de alto y 2,2272 metros. La tara suele ser de 3.080 kilógramos y cuentan con una capacidad de 28,1 metros cúbicos así como un peso bruto máximo de 32.480 kilos.
  • Por supuesto, los hay de diferentes tamaños desde 11,512 de largo, por ancho de 2,280 y alto 2,249 a 11,512 de largo, 2,280 mm de ancho y 2,553 metros de alto.
  • Por norma, general existen estas tres clases de contenedores refrigerados. Los de 5,4×2,2×2,2272, los de 11,512×2,280×2,249 y finalmente, los de 11,512×2,280×2,553.

Lo único que varían entre ellos suele ser la medida del exterior e interior así como el peso y la capacidad de carga máxima.

Tanto los materiales como el equipo de frío son compartidos en las tres clases de contenedores reefer.

Diferencias entre contenedores refrigerados y semirefrigerados

Una vez que sabemos las características técnicas de los contenedores refrigerados o reefer, no debemos confundirlos con los semirefrigerados.

Mientras que los refrigerados sirven para mover todo tipo de alimentos, desde vegetales y hortalizas, comida fresca y alimentos congelados, los semirefrigerados sólo valen para el transporte de productos perecederos.

Es decir, frutas y hortalizas. Esto se debe a que las exigencias de temperatura son diferentes, para mover congelados es necesario contar con temperaturas bajo cero, en cambio los alimentos perecederos que no se almacenan y se consumen al momento como la fruta y vegetales.

En realidad, se parecen, pero no son lo mismo.

Además, en función de la carga se puede hacer uso de vehículos similares que son semiremolques tritemperatura que son capaces de almacenar productos a 3 temperaturas diferentes.

Pero, esto sólo sucede en el caso del transporte terrestre.

En el caso del transporte marítimo lo normal es hacer uso de contenedores refrigerados y luego al llegar a tierra, trasladar la mercancía en camiones y adaptarla según las necesidades del alimento en el tipo de remolque que mejor le convenga.

Para ello, se hace uso de los contenedores refrigerados y los semirefrigerados que pueden servir para algunos alimentos que vayan en los otros contenedores.

En caso de duda, podemos preguntar y consultar a una compañía experta en el transporte y logística y adaptada a tus necesidades.

Y con esto, acabamos el artículo de qué son y para qué sirven los contenedores refrigerados o reefer.

En caso de que quieras seguir informado de todo lo que sucede en el mundo del transporte, recuerda, no dejes de leer nuestro blog, en él encontrarás noticias e información interesante sobre el sector.