En el artículo de hoy te contamos qué es la gestión del transporte y por qué es tan importante. Y es que la optimización de recursos es clave en el sector logístico no solo para mejorar los tiempos y entregas, sino para tener contentos a clientes y proveedores.

¿Cómo? Fácil, piensa que la gestión logística es un componente clave de la cadena de suministro al ocuparse de su administración. Su función es satisfacer las demandas de los clientes mediante la planificación, el control y la aplicación de cada movimiento y transporte.

Esto se consigue mediante el almacenamiento eficaz de la información, y la optimización de todos los recursos como bienes y los servicios conexos desde el origen o producción hasta su destino que suele ser el cliente o consumidor.

¿Por qué es tan importante optimizar las operaciones de transporte?

El funcionamiento del transporte determina la eficiencia de los artículos que se envían y están en movimiento.

El progreso en las técnicas y los principios de gestión mejora la velocidad de entrega, la calidad del servicio, carga en movimiento, los costos de operación, el uso de las instalaciones y el ahorro de energía.

El transporte forma una parte crucial en la manipulación de la logística. De hecho, de media, los costes de las operaciones de transporte constituyen el 30% total de la logística.

Por lo tanto, es clave optimizar estos servicios al máximo para que no afecten al presupuesto total de la logística.

Además, la inclusión de cambios estratégicos permite otras mejoras como un incremento en el nivel de atención al cliente ya que al reducir el coste de tiempo de entrega los artículos llegan antes.

Razón por las cuales los clientes están más contentos. Lo bueno es que esta optimización se puede realizar sin interrumpir el flujo general de la cadena de suministro.

¿Cómo se ocupa la gestión del transporte?

Mientras que el transporte se centra en el aspecto de mover las mercancías de un lugar a otro, la industria logística abarca más aspectos y se refiere a la gestión de transporte y de la cadena de suministro.

Esto incluye el transporte, la entrega de mercancías, pero también factores como el almacenamiento de productos, la manipulación de los mismos y su gestión (inventario, embalaje, etcétera).

Una gestión logística eficiente y eficaz requiere el establecimiento de una red de transporte económica y resolutiva. Y es que es fundamental que sea capaz de responder ante un cambio para poder hacer mejoras.

Esto permite a una empresa reducir los costos, implementar cambios estratégicos y avanzar otros aspectos como el almacenamiento. Los responsables logísticos saben que el transporte es una fuerza motriz estratégica que asegura el ahorro de costos y crea valor dentro de la cadena de suministro.

Por ello su mejora es clave ya que es la base de la pirámide logística. De ahí que los transportistas deban contar con una red de comunicaciones lo más efectiva y económica posible.

Sin embargo, las empresas de transporte y logística poco pueden hacer para mejorar las carreteras y conexiones ya que su gestión depende de las Administraciones y Gobiernos.

Por este motivo, los transportistas y las compañías logísticas se tienen que centrar en otros aspectos que permitan la reducción de costes.

Algunos ejemplos para reducir los costes son los siguientes:

  • La modernización de su flota.
  • Mejorar la comunicación con los proveedores y centros estratégicos. Esto incrementa la supervisión y el control de los envíos.
  • Uso y la incorporación de la tecnología en el transporte. Esto permite a los administradores de la cadena de suministro optimización de las redes de transporte.
  • Reducción de gasto de combustible mediante el uso de camiones más grandes o mega camiones.
  • Uso de técnicas como el platooning, pelotón o tren de carreteras.

Las empresas logísticas comienzan a entender este cambio de modelo y están reconsiderando su postura sobre el papel estratégico del transporte al identificar el transporte como un foco clave dentro de la gestión logística.

Gestión del transporte, un todo de la cadena de suministro

El transporte se ha transformado en una herramienta organizativa que mejora el resultado final y asegura un valor adicional a las empresas al invertir continuamente en él. La clave es pensar en el transporte como un todo, desde lo que sale a lo que entra.

La inversión en la logística inversa también afecta al global de las operaciones. 

El transporte es lo que une todas las partes de la cadena de suministro. Piensa que el transporte supone una conexión física entre las empresas de la cadena de suministro.

Esa interrelación se caracteriza por una gestión logística eficaz que optimiza todos los procesos y reduce al mínimo todos los costes.

En este sentido, una gestión eficaz implica una correcta planificación de los inventarios, la previsión de la demanda y el almacenamiento y la entrega de las mercancías.

Por ello, hay que entender las relaciones existentes entre los diferentes puntos de entrega y los centros logísticos. Otro punto importante es el intercambio de información en directo.

Obtener esta información disponible ayuda a reducir los tiempos entre el transporte y su entrega al mejorar el almacenamiento y el inventario. Todo esto tiene como consecuencia directa una mejora en el servicio de atención al cliente. 

A su vez, las decisiones relacionadas con los productos requieren una transportabilidad eficiente, teniendo en cuenta los atributos y las características físicas de un producto, así como su costo y su disponibilidad.

Eficiencia en el transporte de productos

En lo que respecta a las decisiones de mercado, las características de transporte de un producto definen el lugar óptimo de sus futuras ventas.

En cuanto a las decisiones de compra, las consideraciones de transporte definen el lugar y los artículos disponibles para la compra.

Por ejemplo, durante el Estado de Alarma hemos visto como algunos artículos básicos como las mascarillas no estaban disponibles porque, en su mayoría, eran fabricados en China.

Por lo tanto, las decisiones sobre el lugar suponen que las operaciones del modo de transporte dependen totalmente de las operaciones comerciales básicas realizadas por una empresa.

En este sentido, la proximidad a una buena red de carreteras es un factor decisivo para la localización de nuevas instalaciones de fabricación.

Por este motivo, muchas multinacionales escogen montar fábricas próximas a los centros logísticos.

Solo hay que ver ejemplos como SEAT en Barcelona, Ford en Valencia o PSA en Vigo, todas empresas de automoción cercanas a puertos y dos de ellas (Barcelona y Vigo) son Zonas Francas. 

Finalmente, las decisiones de fijación de precios indican que el transporte influye en las decisiones de fijación de precios de las empresas, en particular en el caso de las compañías que aplican una política de precios orientada a los costos.

Y es que el transporte genera utilidad de tiempo y lugar, su gestión adecuada afecta a las decisiones comerciales más amplias de una empresa

Por lo tanto, el transporte sirve como una conexión directa entre unidades externas (proveedores y clientes), y entre unidades separadas físicamente dentro de la organización interna de una empresa como pueden ser almacenes y naves industriales.

En definitiva, la correcta y eficaz gestión del transporte es clave en la cadena de suministros y en el sector logístico ya que además de reducir costes ayuda a tener una visión panorámica al unir todas las piezas logísticas entre sí.

Esperamos que os haya gustado este artículo sobre la gestión del transporte y que lo compartáis en redes sociales. En caso de querer ampliar información no dudéis en poneros en contacto con nosotros y sobre todo, seguid leyendo nuestro blog.